España

La oposición se resigna: "Vienen tiempos difíciles"

  • C's exige a Rajoy que "no mire para otro lado" y frene el 'procés'

  • Temor ante la investidura de un "ultranacionalista supremacista"

Desde la oposición, el portavoz de Ciudadanos en el Parlament, Carlos Carrizosa, lamentó ayer en Twitter que "la abstención de los antisistema y el voto de dos fugados de la Justicia" -Carles Puigdemont y Antoni Comín-, que cree que ha "consentido" el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, harán president a un "ultra nacionalista radical que insulta a los españoles y homenajea fascistas", y concluyó: "Se avecinan tiempos difíciles".

El presidente del PPC, Xavier García Albiol, también lamentó la futura investidura de Torra, ya que sólo representa a una minoría de catalanes, mientras que la portavoz del grupo parlamentario del PSC-Units, Eva Granados, definía al candidato como "un ultranacionalista supremacista de derechas que odia a la mitad" de los catalanes.

En todo caso, el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, afirmó que el Ejecutivo retomará "automáticamente" el diálogo con la Generalitat cuando se invista a un nuevo presidente, "sea quien sea".

Con el eco del discurso del sábado de Torra, la vicepresidenta de Estudios y Programas del PP, Andrea Levy, dijo que comprende "la inquietud de los ciudadanos" y advirtió que el Gobierno "actuará si se comente alguna ilegalidad".

La diputada de Ciudadanos en el Parlament Lorena Roldán pidió al presidente del Gobierno que "no mire hacia otro lado" e impida que "la agenda de los constitucionalistas la marquen los nacionalistas", convencida de que el candidato a president representa "más procés y conflicto".

La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, mostró su deseo de que Quim Torra aparque "ese supremacismo y xenofobia de los que hace gala" y se dedique a trabajar por el futuro de Cataluña y el fin de la fractura social de sus ciudadanos.

En cambio, la coordinadora general del PDeCAT, Marta Pascal, acusó a los partidos que apoyan el 155 -PP, PSOE y Ciudadanos- de "no aceptar que en el Parlament haya una mayoría independentista", después de las investiduras fallidas de Carles Puigdemont, Jordi Sànchez y Jordi Turull.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, calificó, por su parte de "decepcionante" el discurso del candidato, porque "está más destinado a consolidar el independentismo" que a "buscar puentes y propuestas transversales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios