Los partidos se ven en campaña

  • El PSOE capitula y da por hechos los comicios el 26-J tras confirmar la ruptura con Podemos y mantener el veto al PP. Los socialistas echan para atrás la oferta de Rajoy para que Sánchez ocupe la vicepresidencia.

El cerrojazo a las negociaciones para formar Gobierno que el PSOE dio a Podemos y que mantiene hacia el PP aboca a la convocatoria de elecciones en apenas 20 días, las segundas en seis meses, lo que ha llevado al Gobierno a plantear acortar las campañas electorales para "no dar tanto la lata". Por tanto, el sueño de un pacto de gran coalición de los populares con los socialistas y Ciudadanos (C's) se desvaneció por completo.

Después de la fallida reunión a tres del jueves pasado y del cruce de reproches entre el PSOE, Podemos y C's del último fin de semana, los socialistas pusieron pie en pared y dejaron claro que no harán más ofertas al partido de Pablo Iglesias. "El tiempo de las ofertas se acabó y lo que hemos constatado es que Iglesias no es de fiar. Ya no hay más ofertas o contraofertas con Iglesias y Podemos. Ese tiempo ya se acabó", resaltó el portavoz parlamentario del PSOE, Antonio Hernando.

Y también mantuvo la puerta cerrada a cal y canto a la gran coalición con el PP, una hipótesis que había vuelto a primera línea tras el fracaso del encuentro a tres y que se había reavivado ante la posibilidad de que el líder del popular, Mariano Rajoy, ofreciera la vicepresidencia del Gobierno al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. "Ahórreselo. No, gracias", respondió Hernando después de que el vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maíllo, confirmara esta oferta, siempre y cuando Sánchez acepte sentarse a negociar. Maíllo hizo estas declaraciones antes de entrar a un desayuno informativo del ministro de Justicia, Rafael Catalá.

En ese foro, y con la vista puesta en el 26-J, Catalá planteó la posibilidad de acortar la campaña electoral, si hay acuerdo con el resto de partidos, para "no dar tanto la lata", si bien admitió que sería necesaria una reforma constitucional. Se trata de "ser más ágiles" ante una segunda convocatoria electoral, según Catalá, cuyas palabras fueron matizadas posteriormente por el vicesecretario de Comunicación de su formación, Pablo Casado, quien cree que lo que hay que sopesar es si, habiendo dos campañas electorales separadas por poco tiempo, ambas deben tener "el mismo grado de intensidad".

A juicio de Casado, modificar los tiempos de la campaña electoral ahora mismo es "secundario", ya que comportaría cambiar una ley orgánica, algo para lo que no hay margen con un Gobierno en funciones. Pero sí se puede debatir "cuántos debates o mítines" celebrar a lo largo de las dos semanas que dura la campaña electoral, aseveró.

En todo caso, Casado señaló que en el PP estarán "encantados" de abrir "cuanto antes mejor" un diálogo con Sánchez, pero le pidió que previamente rompa con Podemos y demuestre que no está jugando "a dos barajas".

También quiere que Sánchez rompa la baraja el líder de Podemos, Pablo Iglesias, pero por motivos contrarios. Desea el líder del partido morado que el socialista salga de la "jaula" en la que -interpreta- le encerró con C's su Comité Federal y que explore "con libertad" un acuerdo de Gobierno de coalición con ellos, IU y Compromís. Iglesias, que asistió en Madrid a un desayuno informativo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, recalcó en emplazar al PSOE a rectificar y a buscar un acuerdo con ellos para formar un Gobierno de coalición progresista.

Sobre la respuesta del PSOE al documento en el que Podemos planteó la semana pasada 20 "cesiones" para desbloquear la situación política, Iglesias recordó que aunque los socialistas cifren en un 70% la coincidencia programática, C's dijo que sólo admitiría "retoques" en su acuerdo.

"Ojalá el PSOE explorara con nosotros esa vía de acuerdo en el tiempo que queda, claro que hay posibilidades programáticas de acuerdo", subrayó.

La idea de reducir la campaña electoral le sonó bien a Ciudadanos, tal y como avanzó el secretario general de su grupo parlamentario, Miguel Gutiérrez, quien, no obstante, hizo hincapié en que la apuesta de su partido es evitar ir a las elecciones el 26 de junio por "sentido común" y por el gasto de unos 170 millones de euros que acarrearía.

Gutiérrez aprovechó también la noticia de que el ministro de Industria, José Manuel Soria, haya aparecido en los llamados papeles de Panamá para reiterar que el PP necesita una "regeneración" para "limpiarse por dentro y por fuera" y que Rajoy no puede convertirse en el "adalid" de ese proceso en el partido.

A última hora de la tarde, el líder de C's, Albert Rivera, pidió la comparecencia de Rajoy en el Congreso para explicar si apoya o no a Soria, quien, por su parte, negó tener responsabilidad alguna en la empresa offshore en la que figura. Rivera mostró su confianza en que se pueda negociar aún un Ejecutivo para no tener que acudir a las urnas el próximo 26 de junio, medio año después de los anteriores comicios: "Estamos obligados a seguir intentando configurar un Gobierno en estas dos últimas semanas. No tiramos la toalla", aseguró, dispuesto a ser él quien levante el teléfono para acordar una reunión con el PSOE y con el PP.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios