El comando planeaba colocar un coche-bomba este mes en el corazón financiero de Madrid

  • Uno de los etarras que ha huido trabajaba como peón albañil y otro como tratante de ganado

El presunto etarra Martín Sarasola confesó en su declaración a la Guardia Civil que, junto a su compañero también detenido Igor Portu, tenían planeado atentar con un coche-bomba en la zona comercial de Azca, en Madrid.

Azca es un centro comercial y de negocios que cuenta con grandes almacenes y las sedes centrales de varias entidades bancarias y de empresas constructoras y de servicios, en las cercanías del Estadio Santiago Bernabéu. Este barrio, conocido por ser el distrito financiero de la capital, también fue objetivo de ETA en 1999, cuando la banda, provista de dos furgonetas-bomba cargadas con 1.700 kilos de cloratita, quiso derribar el edificio más alto del país, en el que trabajan 5.000 personas. Sin embargo, la caravana de la muerte fue interceptada por una patrulla de Tráfico de la Guardia Civil en Cuenca.

El comando etarra que pretendía atentar en Azca había viajado el pasado mes de diciembre a la capital de España para inspeccionar la zona comercial, decidir la colocación del coche-bomba y marcar las posibles rutas de huida, informaron a Europa Press fuentes de la investigación. El jefe del grupo, Martín Sarasola, se desplazó un fin de semana del pasado mes a la capital de España en compañía de otro miembro del comando. La fecha del atentado aún no había sido marcada aunque, según las fuentes, podría haberse cometido antes de finalizar el presente mes de enero.

Como miembros legales de ETA, es decir, no fichados, los terroristas siguen una vida normal y suelen tener un trabajo fijo. Así, Joseba Iturbide, uno de los miembros del comando que ha logrado escapar, trabajaba como peón de albañil. Otro, también huido, Mikel San Sebastián, había presentado ganado en ferias de Lesaka. Igor Portu trabajaba como técnico de la Mancomunidad de Servicios Sociales de Bortziriak-Cinco Villas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios