Un ex presidente de Melilla acoge a 40 subsaharianos tras saltar la valla

  • Aberchan, ahora líder de la oposición, critica la actuación policial contra los subsaharianos

Comentarios 1

El ex presidente de Melilla y actual líder de la oposición, Mustafa Aberchan, se convirtió ayer en protagonista del último asalto a la valla fronteriza, al cobijar en su propio domicilio a un grupo de inmigrantes para protegerles, según él, de "salvajes agresiones" de la Policía, que luego matizó.

Más de 200 subsaharianos trataron de sortear el triple vallado y casi medio centenar lo lograron. Se adentraron en grupo por las calles de la ciudad autónoma, pasando por delante de urbanizaciones donde los vecinos, con las cámaras de su móvil, los grababan. La Policía los perseguía y cuando llegaron a la carretera de Farhana fueron acordonados ante la puerta de la casa de Mustafa Aberchan, quien en ese momento regresaba a su domicilio.

Al llegar, el ex presidente de Melilla (1999-2000) se encontró a unos 40 inmigrantes en la rampa de su garaje, mientras la Policía trataba de conducirlos a dependencias policiales. Según Aberchan, estaban agrupados de forma "muy escandalosa e inhumana" y los abrió la puerta de su casa.

Aberchan negoció con el jefe superior de la Policía la salida de los subsaharianos de su casa, a cambio de que fueran inmediatamente trasladados al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la ciudad, tal como finalmente ocurrió.

El presidente de Coalición por Melilla (principal partido de la oposición de la ciudad autónoma) comentó luego en rueda de prensa que cuando acudió a su casa alertado por un compañero de profesión -médico-, uno de los agentes le quiso impedir el paso a su vivienda "porque me dijo que yo no pintaba nada ahí". Finalmente consiguió que le dejaran pasar. Aberchan explicó que había inmigrantes heridos, como uno que se asfixiaba y otros que tenían cortes como consecuencia del salto de la doble valla de Melilla con Marruecos.

"Si hay algo claro es que la actitud de los inmigrantes fue ejemplar, pero no puedo decir lo mismo de alguno de los agentes", apuntó Aberchan, que agregó que "echaron unos humos tóxicos que aumentó aún más el perjuicio en una actuación que no tenía que ir en la dirección en la que iba".

El presidente de Melilla, Juan José Imbroda, instó ayer por su parte al Gobierno central a modificar la Ley de Extranjería para frenar la inmigración ilegal y propuso la creación de una zona de rechazo en la frontera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios