El juez manda a prisión a dos de los presuntos autores del atentado de la T-4

  • Las autoridades francesas los han entregado este martes a las españolas.

Los etarras Joseba Iturbide y Mikel San Sebastián, presuntos autores junto con los también detenidos Igor Portu y Martín Sarasola, ya están en una cárcel española. Detenidos en San Juan de Luz el pasado 15 de febrero, las autoridades francesas entregaron hoy a España a los dos etarras a los que, tras tomarles declaración, el juez de Instrucción Número 1 de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, envió a prisión.

Su comparecencia ante el magistrado fue fugaz, ya que ambos se negaron a declarar. El fiscal Ignacio Gordillo solicitó al magistrado su encarcelamiento por dos delitos de asesinato terrorista -las muertes de los ecuatorianos Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate- y uno de estragos. Una petición que el juez Pedraz atendió y decretó prisión provisional incomunicada e incondicional para los dos etarras.

También hoy prestaron declaración el juez Pablo Ruz, que sustituye de forma provisional al juez Juan del Olmo en el Juzgado Central de Instrucción a la espera de que el CGPJ designe al nuevo titular tras la marcha del magistrado, que les interrogará acerca del delito genérico de pertenencia a la banda terrorista, debido a los indicios que apuntan a que podrían haber formado parte del 'comando Elurra' junto a los presuntos etarras Igor Portu y Mattin Sarasola. 

Iturbide, alias 'Makara', nació en Lesaka (Navarra) hace 30 años y permanecía huido tras la detención el 6 de enero del presente año de Igor Portu y Mattin Sarasola, hasta su detención en Francia en febrero. Por su parte, San Sebastián, alias 'Pottoko', nació en Lesaka (Navarra) hace 29 años.

A los dos se les imputa, además del atentado de la T-4 de Barajas con el que ETA dinamitó 'de facto' su alto el fuego permanente que luego rompió formalmente varios meses después, la colocación de sendos vehículos bomba en las discoteca 'La Nuba' en la localidad de Urdax y ' Bordatxo' en Santesteban (ambas en Navarra) la furgoneta-bomba que explotó en Castellón en agosto pasado que investiga el juez Baltasar Garzón. Los dos también habrían realizado labores de información y diversos preparativos para, junto a sus compañeros del 'comando Elurra' atentar en la zona de AZCA en Madrid.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios