Mas rechaza posponer la consulta incluso si se mejora la financiación

  • El presidente catalán insiste en que las finanzas de su comunidad están en una situación de "emergencia" y que llevan al autogobierno a un estado de "supervivencia".

Comentarios 3

El presidente catalán, Artur Mas, ha rechazado posponer la consulta soberanista más allá de 2014 incluso en el caso de que Cataluña obtuviese una mejora de su financiación, algo que no contempla ya que ni el PP ni el PSOE aceptarán el pacto fiscal y ni siquiera un trato "diferenciado". Mas ha hecho balance de los primeros cien días del actual Ejecutivo catalán en una conferencia de prensa en el Palau de la Generalitat, en la que ha alertado de que las finanzas de su comunidad están en una situación de "emergencia" y llevan al autogobierno a un estado de "supervivencia".

Con el debate de la financiación autonómica abierto, ha desvinculado dicha negociación con la consulta de autodeterminación que ha pactado con ERC para 2014, "a no ser que de mutuo acuerdo" pacten posponerla en función de las circunstancias económicas, tal como recoge el acuerdo de gobernabilidad pero ERC rechaza. "En mi opinión no son incompatibles el diálogo institucional con el Gobierno español y la consulta (...) otra cosa es que el Gobierno central lo hiciera incompatible, pero no se nos ha dicho nada de esto", ha comentado el presidente catalán.

En este sentido, ha puesto en duda que el Gobierno central tenga interés en perjudicar económicamente a Cataluña por la consulta: "No entendería que un planteamiento democrático de Cataluña para hacer una consulta fuera objeto de represalias, sería incomprensible y no quiero pensar que se pueda plantear en estos términos". Mas ha hablado por primera vez de su reunión secreta de hace dos semanas con Mariano Rajoy en la Moncloa, en la que no se habló de financiación, más allá de que el presidente del Gobierno le avanzase la creación de un grupo de trabajo en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Ambos constataron que están "en las antípodas" en cuanto a la consulta, aunque Mas ha redoblado su interés en seguir con la interlocución -"habrá más reuniones discretas"- porque "el diálogo no tiene fecha de caducidad", ha subrayado.

Al inicio de su comparecencia, Mas ha afirmado que su interés por el pacto fiscal no ha dejado de existir, aunque lo ha enmarcado en el nuevo mandato de celebrar una consulta para decidir el futuro político conjunto de los catalanes. Tras recordar que las elecciones del 25-N produjeron un cambio de escenario, en el que CiU pasó de tener acuerdos "implícitos" con el PP a un pacto de gobernabilidad con ERC, ha afirmado que el pacto fiscal era un compromiso de la anterior legislatura que "no es que haya dejado de existir", sino que "se enmarca en un plano más general, en la transición nacional y la consulta".

En cualquier caso, ha pedido que al juzgar su gestión se tenga en cuenta el marco en el que han transcurrido sus primeros cien días de gobierno, con unas finanzas públicas en situación de "emergencia" y el autogobierno de Cataluña en un momento de "supervivencia". "Pido, si es que se puede pedir, que cuando se juzguen las acciones que estamos llevando a cabo se tenga en cuenta el marco de emergencia de las finanzas públicas y de supervivencia del autogobierno, no estamos en situaciones normales", ha dicho.

Es este contexto, que ha llevado a Mas a mantener su mano tendida para que otras fuerzas (ERC y PSC) se incorporen a su Gobierno, ha culpado de la difícil situación de las finanzas a "la losa" que dejó el tripartito. También  ha responsabilizado al Gobierno central por sus "incumplimientos" y al reparto "completamente injusto y arbitrario" que ha hecho de los objetivos de déficit. Así las cosas, Mas ha advertido durante las dos horas que ha durado su comparecencia de que "lo que está en juego no es el Govern, sino el país, Cataluña", por lo que ha destacado que en su gestión "la acción de país supera la acción de Govern".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios