Un juez reprende al fiscal por no pedir más años de cárcel para dos etarras

  • Las bombas que ETA colocó en la costa cántabra tenían entre tres y cinco kilos de explosivos

El juez de la Audiencia Nacional Alfonso Guevara reprochó ayer a la fiscal Blanca Rodríguez que no pidiera cinco años más de cárcel para los dos etarras acusados en el atentado que se produjo el 14 de septiembre de 2003 en el alto de Herrera (Álava), en el que murió el también terrorista Arkaitz Otazua y resultaron heridos dos miembros de la Ertaintza.

Durante la última sesión del juicio, que quedó visto para sentencia, Guevara indicó a la fiscal que los hechos que se atribuyen a Asier Mardones y Josune Oña deberían haber sido calificados como un delito de asesinato en grado de tentativa y no como un atentado contra las Fuerzas de Seguridad de Estado con resultado de lesiones, lo que habría hecho aumentar la petición de pena que la fiscal solicita para cada uno de ellos en cinco años.

La advertencia formulada por Guevara, presidente de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal, contó con el respaldo de dos de los tres integrantes del tribunal, del que también formaban parte las magistradas Clara Bayarri y Ángeles Barreiro.

La representante del Ministerio Público elevó a definitiva su petición de 73 y 76 años de prisión, respectivamente, para los dos etarras.

Mientras tanto sigue la investigación sobre las cuatro bombas que ETA colocó el pasado domingo en las localidades cántabras de Noja y Laredo, que estaban compuestas por una fiambrera que contenía entre tres y cinco kilos de explosivo y a la que se había adherido un temporizador. Ayer en las dos localidades cántabras se celebraron sendas concentraciones de condena por los atentados y en ambos ayuntamientos aprobaron por unanimidad un texto de repulsa ante la última acción de ETA.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios