Caso Nóos

Un responsable de Madrid 16 califica de "chapucera" la preparación de la candidatura en la que participaba Nóos

  • Fernando Villalonga, ex concejal de Cultura y Deportes, declara que "no existía base documental" para los pagos efectuados al instituto. Otros dos responsables de la propuesta ven "pequeña" la donación efectuada a Urdangarín.

El ex representante del Ayuntamiento de Madrid para la candidatura olímpica de 2016 y ex concejal de Cultura y Deportes Fernando Villalonga ha manifestado que cuando analizó la documentación referente al convenio con la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS) -considerada sucesora del Instituto Nóos- para la preparación de esta candidatura vio que "no existía base documental alguna de servicios que dieran cobertura a los pagos" efectuados a favor de Nóos. 

"Era bastante chapucero todo", ha recalcado Villalonga durante su declaración como testigo en el juicio del caso Nóos, donde ha sido inquirido por el convenio de colaboración rubricado el 7 de octubre de 2007 entre Miguel Villa en nombre de Madrid 16, y Diego Torres en representación de la sucesora de Nóos, y que contemplaba una donación de 132.000 euros públicos a favor de la FDCIS.

Donación "pequeña" a Urdangarin 

Dos responsables de la candidatura olímpica Madrid 2016 han calificado de "pequeña" y "baja" la donación de 140.000 euros realizada a la Fundación Deporte Cultura e Integración Social (Fdcis), de Urdangarin y Torres, en su declaración como testigos en el juicio del caso Nóos. 

El ex director financiero de la Fundación Madrid 2016, Gerardo Corral, que ha comparecido como testigo, ha explicado que el presupuesto de la candidatura fue próximo a 40 millones de euros y ha indicado que la cantidad que se donó a la Fdcis para colaborar "relativamente era baja en comparación con todo lo que se gastó". 


El ex director general de la sociedad Madrid 16, Antonio Jesús Fernández, ha coincidido en que la cantidad era "pequeña" en relación con el importe total del presupuesto que manejaba la entidad. Han detallado que la colaboración con la Fdcis se estableció para que Urdangarin colaborase en la difusión de la candidatura de Madrid entre los miembros del Comité Olímpico Internacional para recabar su voto, y Torres ayudó a definir el mensaje y su evolución

Fernández Arimany ha precisado que la colaboración con la Fdcis buscaba utilizar esa entidad como instrumento a través del cual acceder a miembros del COI para ganarse su favor y el apoyo a la candidatura. 

La que fuera consejera delegada de Madrid 2016, Mercedes Coghen, es una de los 17 acusados del caso Nóos. La Fiscalía pide para ella 6 años y medio de cárcel y Manos Limpias reclama 9 años. Tanto Corral como Fernández consideran que Coghen no intervino en la definición de la forma de colaboración entre la candidatura y la fundación de Urdangarin y Torres ni en el precio. 

Según Corral, la intervención de la consejera delegada se limitó a un comentario informal en el que consideró excesiva la cuantía que pidió la Fdcis inicialmente, de 12.000 euros mensuales, que finalmente quedaron en 6.000. 

"Recuerdo que Mercedes expresó su opinión de que también le parecía excesivo pero fue algo totalmente informal, no tuvimos una reunión ex profeso para este tema, y eso fue todo lo que la señora Coghen intervino", ha dicho Corral. 

A finales de 2011 o principios de 2012, a raíz de que se publicara en los medios de comunicación que Urdangarin y el Instituto Nóos estaban siendo investigados, Coghen consultó a Corral sobre la colaboración del duque de Palma con la candidatura porque "ella desconocía cuáles fueron los pasos administrativos que se llevaron a cabo para establecer ese convenio". 

El exdirector financiero de la Fundación Madrid 2016 ha explicado al tribunal que la aportación a la Fdcis fue una donación "pura y dura". Ha detallado que la candidatura tenía dos vías de financiación, una pública a través de subvenciones del Ayuntamiento y otra privada mediante aportaciones de patrocinadores. Ha asegurado además que hasta mediados de 2008 funcionaban como una entidad privada que ejercía un control del gasto, pero no seguía los criterios de contratación de la administración. 

A mediados de 2008, los responsables de Hacienda del Ayuntamiento informaron a Madrid 2016 de un cambio en la legislación que implicaba que tenían que someterse a los procedimientos de contratación de la Administración Pública, "igual que otras entidades relacionadas con el Ayuntamiento de Madrid", ha señalado Corral. 

Ha dicho también que nunca se intentó ocultar la colaboración de Urdangarin sino "todo lo contrario". "Para nosotros era un activo", ha asegurado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios