Los técnicos entran en el pazo de Meirás para evaluar su estado

  • La residencia de verano de Franco podría ser declarada Bien de Interés Cultural

Comentarios 1

Técnicos de Patrimonio de la Xunta de Galicia entraron en el pazo de Meirás, propiedad de la familia Franco y durante años residencia veraniega del dictador, para comprobar el estado del edificio y evaluar su declaración como Bien de Interés Cultural (BIC).

El acceso a la propiedad fue posible después de que un auto judicial obligase a los herederos de Franco a permitir el acceso del personal técnico a la propiedad, ubicada en el municipio coruñés de Sada y donada al general en el año 1938 por sus partidarios . Una arqueóloga, una arquitecta y un historiador del arte accedieron al pazo acompañados por el abogado de la familia.

La visita se prolongó por espacio de cuatro horas. Diez minutos antes de las dos de la tarde el abogado de los Franco accedió de nuevo al pazo y momentos después abandonó la propiedad en compañía del personal técnico enviado por la Consellería de Cultura. Los técnicos continuaron sus trabajos por la tarde.

La entrada al pazo se produce tras más de un año de trámites administrativos y judiciales, y después de que el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) diese la razón a la Xunta obligando a la familia de Francisco Franco a permitir el acceso del personal de Patrimonio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios