A vueltas con las esposas

  • El SUP pide la dimisión del delegado del Gobierno en Baleares por ordenar que no esposaran a los detenidos del caso Palma Arena y el comisario admite su lapsus

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) ha solicitado la dimisión del delegado del Gobierno en las Islas Baleares, Ramón Socías, al entender que emitió una orden "ilegal" cuando pidió que los arrestados por el caso Palma Arena fueran conducidos hasta las dependencias judiciales sin ser esposados. El sindicato señala en su informe que trasladar a los detenidos con esposas es un procedimiento habitual en la comunidad autónoma, "principalmente cuando hay un aglomeración de personas".

El secretario de Prevención de Riesgos Laborales del Sindicato Unificado de Policías, Alfonso Alaiz, explicó que la asociación ha elaborado un informe sobre las condiciones en las que fueron trasladados los cinco detenidos por el caso Palma Arena: el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Palma, Rafa Durán; el ex director general de Deportes en la anterior legislatura, José Luis Pepote Ballester; el ex gerente del recinto deportivo, Jorge Moisés; el director de la empresa de comunicación Nimbus, Miquel Romero; y el jefe de la UTE de las obras de la infraestructura, Miguel Ángel Rodríguez.

El informe critica que la orden que emitió el delegado del Gobierno de "no dar espectáculo" y que no fuesen esposados está "fuera de toda norma", por lo que solicitó su dimisión o cese. "Dando esta orden se está ofreciendo beneficios a determinados arrestados incumpliendo el protocolo", explica el escrito.

La réplica de Socías fue inmediata: manifestó que no dio "ninguna instrucción ilegal" al indicar que los detenidos no debían ir esposados en su traslado, sino que atendió a la "ausencia de peligrosidad y escaso riesgo de fuga" de los arrestados. En un comunicado, el delegado del Gobierno señaló que tuvo en cuenta tanto "la notoriedad" del caso como "la personalidad de los detenidos".

El comunicado destaca la "ausencia de peligrosidad" de los detenidos, "el escaso riesgo de fuga y las consecuencias que sobre sus derechos fundamentales podría tener una u otra manera de conducción", elementos que "permitían que la misma se hubiera realizado sin esposamiento".

Para rizar el rizo de la polémica sobre las esposas, el comisario jefe de la Brigada de Seguridad Ciudadana en Baleares admitió ayer que "casi con total seguridad" no advirtió al servicio de conducciones de que no llevaran esposados a los detenidos por el caso Palma Arena cuando los trasladaran a los Juzgados el pasado sábado. Así lo admite el comisario, según señalaron a Efe fuentes policiales, en la minuta que dirige al Jefe Superior de Policía de Baleares, en la que también indica no obstante que los detenidos, según le dijo un agente, mostraron su "agradecimiento" por el "buen trato" recibido en los calabozos y durante la conducción al juzgado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios