La yihad también tenía su impuesto revolucionario

  • Una célula islamista desarticulada en 2014 recaudaba 10 euros por persona en la mezquita de la M-30

La Brigada Al Andalus, una célula yihadista radicada en Madrid que fue desarticulada hace dos años, en 2014, hacía una "recaudación estándar" de diez euros entre los musulmanes que acudían a la mezquita de la M-30, con el objetivo de financiar sus actividades de adoctrinamiento y de envío de muyahidines a Siria e Iraq.

En casa de uno de los presuntos miembros de esta célula, el marroquí Mohamed Khalouk, fueron hallados 1.460 euros escondidos "en un jarrón, que se encontraba en el mueble del salón" y que se cree procedían de las recaudaciones que el grupo obtenía en diferentes mezquitas de Madrid, fundamentalmente en la de la M-30, según consta en el escrito de acusación de la Fiscalía al que ha tenido acceso Efe.

De las conversaciones telefónicas intervenidas a Khalouk, prosigue el fiscal, se deduce que la "recaudación estándar en la mezquita de la M-30 entre los musulmanes era de 10 euros", una evidencia que aparece reforzada en un cuaderno que le fue incautado también en su domicilio y en el que figuran varios nombres, entre ellos de tres de los detenidos, "poniendo al lado (M30) y la cantidad de 10".

Khalouk y los otros ocho detenidos en la operación Gala de la Policía Nacional -cuatro marroquíes, dos españoles, un búlgaro y un argentino- serán juzgados en junio en la Audiencia Nacional. Para todos ellos el fiscal pide ocho años de cárcel por integración en organización terrorista, aunque para el considerado "líder carismático" de la célula, el marroquí Lahcen Ikassrien, solicita una pena más elevada (11 años y medio de prisión), al acusarle también de un delito falsificación de documento oficial.

El principal objetivo de este grupo radical islamista, que se constituyó en 2011 y que contaba con una vivienda en Santa Cruz de Pinares (Ávila) para sus reuniones, era el adoctrinamiento y la captación de potenciales "mártires", especialmente en la mezquita de la M-30, para enviarles a luchar a las filas del autoproclamado Estado Islámico.

Algunos de los miembros de esta célula, como Hicham Chentouf (quien fue imán de la mezquita de Yunquera de Henares, en Guadalajara) y Navid Sanati, se encuentran en busca y captura junto a otros tres miembros de la red: Omar El Harchi, Mohamed El Amin AAbou y Mohamed Osman Adrabo. El Harchi está considerado el principal líder de la Brigada Al Andalus antes de su huida y se sospecha que fue el que organizó los viajes de los yihadistas en busca y captura y de los dos fallecidos, a los que compró billetes de avión a Turquía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios