“En teoría, el juego de España me perjudica”

  • El punta, que triunfa bajo el frenesí de la Premier, ve que debe cambiar el chip y amoldarse a la pausa de la selección. El nuevo ídolo de los ‘Reds’ desmiente pasadas desavenencias con Luis Aragonés, a quien ve “un motivador”

El español Fernando Torres es fuerza, velocidad y potencia. Es ese tipo de delantero que explota todas sus virtudes en los espacios amplios, con muchos metros por delante hacia la portería. Por ello, en ese Liverpool con tanta gente por detrás de la pelota ha realizado la mejor temporada desde que es profesional. A sus 24 años, explotó con 24 goles en el frenético y físico fútbol de la Premier League, alejado del juego de transiciones pausadas, monopolio del balón y masiva presencia de jugadores en campo contrario que practica la selección española.

“El juego del Liverpool no tiene nada que ver con el de España. Es totalmente contrario”, asegura en una entrevista con la agencia dpa Torres, que sentado en una escalera, con los pies en el suelo y la cabeza lúcida, habla con madurez del reto que supone adaptarse a un sistema que no le beneficia.

–¿Qué puede aportar al equipo tras su año en Liverpool?

–No tiene nada que ver el fútbol inglés con el fútbol de la selección española. Lo que tenemos que hacer es intentar adaptarnos lo más rápido posible al estilo de juego de la selección. Hay que cambiar el chip. Ya no es el fútbol tan rápido y dinámico de Inglaterra. Es un fútbol más pausado, más lento y hay que meterse rápido en la forma de jugar del equipo.

–El juego del Liverpool y el de España, no tienen nada que ver.

–No, no tiene nada que ver. Es totalmente contrario. Pero hay que aprovechar la calidad que tenemos aquí. Es normal que el entrenador intente aprovechar las características de los jugadores para el bien del equipo. Ha juntado a gente en el medio campo de muchísima calidad y es lo que tenemos que aprovechar. Es el fuerte de este equipo.

–Pero eso le perjudica a usted.

–Sí, en teoría sí. Pero hemos ganado a Francia, hemos ganado a Italia. Sería extraño que cambiara de idea. Ha funcionado. España es un equipo que tiene la pelota casi 90 minutos. Es difícil recibir goles. Y en un campeonato como la Eurocopa, si no recibes goles, lo más probable es que ganes los partidos.

–Usted dijo que no hacen falta 40 toques para llegar a portería, que en tres puede ser igual de efectivo.

–Sí, en Inglaterra sí. Pero España tiene jugadores de otras características. En Inglaterra el fútbol es de otra manera y hay que adaptarse. Xabi (Alonso) lo ha hecho perfectamente. Era un jugador de mucho más toque y ahora tiene las dos variantes.

–Tras su gran año en Liverpool, ¿le falta explotar con España? ¿Podría ser la Eurocopa su torneo, aunque el juego del equipo no le favorezca?

–No es que no me favorezca. Es un fútbol diferente. También es un reto adaptarse y, como decía de Xabi Alonso, poder jugar de las dos maneras. Eso dice mucho de un futbolista, que pueda adaptarse a diferentes estilos de juego y que no se note. El éxito en la selección nos hace falta a todos, desde los aficionados hasta los jugadores. Hay un gran grupo de jugadores, pero no vale de nada hablarlo. Tiene que acabar el campeonato y que estemos arriba. Y entonces podremos decir que para la próxima vez seremos favoritos.

–¿No hay jugadores muy parecidos en el equipo? Si hay que cambiar el guión de un partido, ¿no será difícil?

–Yo creo que hay muchos jugadores muy parecidos en el sentido de que tienen mucha calidad. Nos gusta mucho tener la pelota. El técnico ha considerado que ésa es nuestra forma de jugar. Y es una forma muy imprevisible. Es difícil de defender, porque ¿cómo defiendes a jugadores que no pierden la pelota? Si tienes sólo jugadores que son de banda o jugadores que son de medio, puedes esperarlos más, pero Iniesta o Xavi no sabes lo que van a hacer, son gente con mucha movilidad. El míster ha considerado que es lo que nos va a sacar de tantos años sin éxitos y hay que apoyarle.

–En el Liverpool, mejoró mucho la definición. ¿Cómo lo hizo?

–Trabajando. Al final, todo es práctica. Los goles te dan confianza, pero es el entrenamiento específico. Tengo un entrenador que es muy cabezón en ese sentido. No te deja un día pasar sin trabajar lo que cree que tienes que mejorar.

–¿Es muy diferente Rafa Benítez a Luis Aragonés?

–Sí. Luis es un motivador. Un entrenador muy de vestuario. Quiere hacer los grupos fuertes. Y que todo el mundo se sienta importante. Y sabes que lo tienes ahí para todo. Siempre tiene a los jugadores enchufados y saca el máximo rendimiento de cada uno. Y Benítez quizá estudia mucho más el tema de las rotaciones. Da la importancia justa a todos los jugadores para que se sientan importantes, pero también para saber que pueden salir en cualquier momento.

–¿Pasa su relación con Aragonés por su mejor momento?

–Nunca ha sido mala, como mucha gente ha dicho. Ha sido el primer entrenador que me ha tenido que exigir. Y siempre cuando un entrenador te deja fuera, pues no te gusta, pero al final él es el que manda y hay que aceptarlo. Son las cosas que aprendes.

–¿Cómo ve el grupo de la Eurocopa?

–A mí no me gusta demasiado. Todo el mundo habla de los cuartos de final, y yo he visto jugar a Rusia los partidos de clasificación allá en Inglaterra, a la que dejó fuera, y es un equipazo. No tiene nombre, la gente no la tiene en cuenta, como tampoco se tenía a Grecia en Portugal, y son las selecciones peligrosas. Grecia siempre es un equipo complicado, y más a un partido. A Suecia ya la conocemos, ya nos ha ganado. Es un grupo trampa. Creo que deberíamos exigirnos ser primeros de grupo, pero no van a ser partidos de 4-0 ni mucho menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios