Los últimos serán los primeros

  • España, que ha completado su segunda día en Neustift para preparar su estreno en la Eurocopa el próximo martes ante Rusia, ha sido la última selección en llegar a Austria, donde espera emular a Dinamarca en 1992 y hacer bueno el dicho que reza “los últimos serán los primeros”.

Así lo hizo la selección danesa ante la sorpresa del planeta fútbol en la Eurocopa de Suecia de 1992. Dinamarca, que estaba eliminada y sus hombres de vacaciones, aprovechó la invitación por la baja de Yugoslavia debido a la Guerra de los Balcanes y se proclamó campeón de Europa ante el asombro y la admiración de todos.

Sus futbolistas estaban gozando de las vacaciones cuando, doce días antes del comienzo del evento, se enteraron de que tenían que cambiar la toalla y el bañador por la equipación de fútbol de su país para jugar un campeonato de Europa. Se prepararon y, casi sin quererlo, y tras empatar con Inglaterra (0-0) y perder con Suecia (1-0), ganaron a Francia en el tercer partido (2-1) y se metieron en semifinales.

En esa ronda los daneses dieron cuenta de Holanda en la tanda de penaltis y se plantaron en la final, en la que culminaron la hazaña ganando a Alemania (2-0).

Dieciséis años después, España ha sido la última selección que se ha concentrado en Austria, aunque por motivos estratégicos y de planificación.

Italia, República Checa y Polonia fueron los primeros en aterrizar en el país centroeuropeo, una de las dos sedes de la Eurocopa. Después lo hicieron Italia, Grecia, Croacia y Rusia. España fue la última, pero está ya en el hotel Milderer Hof, en la localidad alpina de Neustift im Stubaital, en el Valle Stubai del Tirol austríaco.

Si gana la Eurocopa no será para sorpresa de muchos, pues es uno de los equipos más valorados de los 16 participantes. El estupor vendría porque hace 44 años que ganó su único título europeo. Intentará hacer como Dinamarca y poder hacer bueno de nuevo la máxima de que los últimos serán los primeros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios