Padilla: "Abrir la Puerta del Príncipe es un regalo de Dios, un sueño cumplido"

  • El torero jerezano se enorgullece del triunfo y asegura que supone una satisfacción personal

Juan José Padilla derrochaba anoche felicidad a raudales. Abrir la puerta grande de la plaza de la Maestranza no es una tarea fácil y el diestro jerezano lo consiguió por primera vez en su trayectoria con su lote de Fuente Ymbro en la decimocuarta tarde del abono abrileño. El torero respondía emocionado desde su habitación del Hotel Colón, donde no paraba de recibir llamadas y felicitaciones tras salir a hombros por el portón del Príncipe. "Es un regalo de Dios, un sueño cumplido", señalaba Padilla, que se mostraba sorprendido y al mismo tiempo realista de la posibilidad que tenía de lograr el éxito en el Baratillo: "Se me han cumplido muchos sueños después de mi percance. El sufrimiento es parte de la gloria".

Después de 23 años de alternativa, el diestro de Jerez de la Frontera es consciente de lo que significa este triunfo anhelado para su carrera: "Supone una satisfacción enorme. No creo que me vaya a subir los contratos pero sí personalmente me llena de orgullo y felicidad saber que se pueden alcanzar los objetivos marcados después de tantos años", explicaba el torero, quien tiene claro que no va a desaprovechar la etapa que atraviesa actualmente el mundo del toreo: "No quiero quedarme atrás en este momento con las figuras apretando más que nunca y los emergentes con la hierba en la boca. Cuando me visto de torero intento mostrar que no voy a dejar una tarde en blanco, sino salir con ilusión y siendo fiel a mi forma de entender el toreo y a quien soy".

Aunque con un punto notorio de mansedumbre, Padilla supo entenderse con su primer oponente. "Tenía muchas virtudes pero era tardito. Lo ha tomado muy bien por el pitón derecho, con buen recorrido, lo que ha hecho que conectara con el público", relataba. Una faena que se saldó con la primera oreja del triple trofeo que le llevó hasta la puerta grande. "Sabía que para conseguir algo grande tenía que apostar a lo grande. Al segundo toro lo he visto con brío y emoción, embistiendo con bravura y queriendo coger siempre la muleta. Ha dejado varias tandas por la derecha que han crujido al público", añadía el lidiador, que se va agradecido por el cariño recibido por parte de la afición: "Sevilla tiene una especial sensibilidad y sabe reconocer cuando los toreros vienen con entrega y disposición".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios