Domingo de Feria

El año de la inflexión en la era de la crisis

  • Después de un lustro de receso, las cifras de Fiestas Mayores muestran un aumento en consumo y viajeros.

Comentarios 2

La Feria que concluyó este domingo ha sido, en términos generales, mejor que la de 2012, pero aún lejos de alcanzar las cifras económicas de los años previos a la crisis. En ello ha tenido notable influencia el tiempo espléndido de todas las jornadas -algunas con excesivo calor- tras varias ediciones marcadas por la lluvia.

Se puede decir, en este sentido, que se ha vivido una Feria que ha supuesto un punto de inflexión respecto a la de los dos últimos años. Uno de los sectores que, según el Ayuntamiento, más se han beneficiado ha sido el hotelero, en el que se han mejorado las previsiones iniciales con una ocupación superior al 85% de las plazas ofertadas. A este resultado han contribuido las reservas de última hora propiciadas por el buen tiempo.

Sin embargo, este porcentaje varía en función del establecimiento consultado. Por ejemplo, en el Hotel Husa Los Seises la media de ocupación ha sido del 60% durante toda la semana, una cifra menor que la registrada en 2012, mientras que en el Hotel Fontecruz (ambos de cuatro estrellas) dicho porcentaje se ha repetido de lunes a miécoles, pero a partir del jueves comenzó a subir hasta lograr el lleno. En el Tryp Macarena el dato medio durante toda la semana ha sido del 79,07%, cifra peor que la del año pasado pero mejor que la de 2011. El Alfonso XIII es el único de los consultados por este periódico que sí logra el porcentaje de ocupación señalado por el gobierno local, al situarse entre el 80% y el 90%, un dato que no se alcanzaba desde 2010.

Algo similar ocurre en la hostelería. El presidente de este colectivo, Pedro Sánchez-Cuerda, aseguraba ayer a este periódico que las ventas en la Feria así como en los establecimientos cercanos al real, a la plaza de toros y del casco histórico han subido un 20% respecto al año pasado, un incremento en el que ha tenido especial incidencia la llegada de turistas el fin de semana y de los que embarcaban o bajaban del crucero Azamara. Por contra, en restaurantes como Becerrita, en la calle Recaredo, los ingresos se han reducido esta edición. Entre las causas de esta bajada incluye precisamente "la no coincidencia con el puente de mayo" y el hecho de que el buen tiempo haya provocado que la gente acuda a la Feria (en contra de lo que ocurrió en 2012) y a la playa el fin de semana. En los Restaurantes Robles y Becerra el balance es similar: "El negocio ha sido más flojos que el año pasado".

Respecto al real, los datos aportados por Fiestas Mayores muestran una clara mejoría.Tussam ha transportado a casi 800.000 personas, es decir, un 3,5% más que en la celebración de 2012, y Lipasam ha recogido 1,5 millones de kilos de basura, lo que supone un incremento del 10,4%. La subida es una prueba de que este año los bolsillos de los sevillanos han sido más generosos, entre otros motivos, porque abril ha contado sólo con la Feria y no como en 2012, cuando se inició con la Semana Santa. El calor también ha beneficiado este consumo. No en vano, una distribuidora de refrescos ya había vendido el miércoles el 95% de lo que logró la edición anterior.

También ha habido un repunte en los participantes del paseo de caballos al levantarse la limitación por jornada. Pese a ello, no se llega a la aglomeración de los años previos a la crisis, algo que se agradece para que así puedan lucir mejor los carruajes y jinetes. En 2014 habrá media hora más de paseo, que concluirá a las 20:30, una ampliación bastante justificada si se tiene en cuenta que el real no empieza a llenarse hasta casi las 16:00.

Tampoco ha habido que lamentar grandes incidencias. La botellona sigue estando presente en las calles del recinto, aunque ahora no tan concentrada en la portada como aquellos años en los que era imposible deambular por esta zona. No obstante, siguen viéndose demasiadas bolsas de plásticos con botellas sobre el albero y a muchos jóvenes con macetas de rebujito.

La Delegación de Fiestas Mayores se ha esforzado para que el albero estuviera en perfecto estado y no se vivieran escenas como la gran polvareda del año pasado. Y, como toda Feria, ésta también ha tenido su anécdota con el pavo del Parque de María Luisa que llegó hasta el real para aparearse. Que nunca falte la guasa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios