3la ampliación del recinto

Más casetas para todos

Una Feria "más social y abierta". Esto es lo que busca el alcalde de la ciudad para el año que viene y para ello plantea acuerdos entre caseteros y hoteleros para que se oferten paquetes turísticos que incluyan alojamiento y acceso libre a las casetas. Las opiniones en el real son de lo más diversas, pero destaca un sentir común: la falta de espacio y la necesidad de más casetas públicas.

"Si ya no se cabe aquí, abrirlo al turismo es un despropósito", manifiesta Manuel García, socio de una caseta en la calle Juan Belmonte. "Sólo con los socios, ya no se cabe en las casetas. Hay días que no puedes ni andar. Mientras no se cambie la feria a un sitio más amplio, los debates de atraer a más turismo o añadir más días de fiesta me parecen absurdos".

"En las casetas privadas, cada uno hace lo que quiere. Si yo pago una cuota, que no es barata, para tener mi caseta, no quiero estar agobiada con gente que entra y sale", apunta otra de las socias. "Mi caseta es como mi casa, entra y sale quien yo quiera", opina. "Lo de los paquetes concertados para turistas en algunas casetas me parece bien. Pero hay que tener cuidado: los cambios buscando el dinero del turista pueden cargarse la Feria tal como la conocemos hoy".

Ayer en el real, pese a la lluvia, se vieron numerosos grupos celebrando despedidas de solteros, así como turistas con cámaras de foto colgadas del cuello y guías de la ciudad en la mano. "Si llueve, no puedo pasear y no tengo caseta a la que ir ¿qué hago yo aquí?", se lamentaba una bilbaína mientras le colocaba el impermeable a su hija.

"Si eres de fuera y quieres disfrutar de la Feria, tienes que conocer a alguien en Sevilla", apuntaba, por su parte, una joven natural de Madrid. "Hoy la gente joven organiza sus propios viajes, no van a las agencias ni contratan paquetes, y si no conoces cómo funciona la Feria te puedes sentir un poco perdido y tirado en la calle", sostiene. "Todas las casetas tienen un vigilante en la puerta, algo que me extrañó muchísimo la primera vez que vine. Ahora sé que hay que echarle cara".

"Quizás la solución sea ampliar el número de casetas públicas", señala Arantxa López, una opinión que comparte su pareja, Miguel Pastor, vecino de Triana. "Creo que hay demasiadas casetas privadas y muy pocas públicas, está desproporcionado", señala. "Si queremos que realmente la Feria sea un atractivo turístico y que cualquier persona pueda disfrutar de nuestra fiesta, hay que poner más casetas públicas", comenta el joven. "Llevo varios años diciéndolo, quizás porque soy un sevillano que no se puede permitir pagar una cuota tan alta por una caseta, pero un turista con dinero tampoco puede entrar en ellas".

Los hosteleros consultados también aplauden la iniciativa de Espadas: "Mientras ingresemos dinero, que vengan los turistas que quieran", apunta Rodrigo Bueno, responsable de uno de los bares del real. "Con tantos días de fiesta, el bolsillo del sevillano se resiente, sólo el turista puede compensar la caída de afluencia de sevillanos en la Feria el fin de semana".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios