La diversión se retrasa en el infierno

  • El público espera hasta la tarde, cuando el calor empieza a disiparse, para acceder al recinto de las atracciones

La calle del infierno pocos años ha hecho tanto honor a su nombre. Las altas temperaturas que se están registrando en esta Feria de 2014 hacen inevitable el juego de palabras y la comparación con el averno. El calor y la situación económica, que mantiene mermado más de un bolsillo, se perfilan como los culpables de la falta de público en el recinto lúdico durante el día. Los feriantes, que consideran que el volumen de negocio no está siendo mejor que en años anteriores, ponen sus esperanzas en las jornadas que restan del fin de semana.

La Feria se está celebrando en la primera semana del mes y esta era una de las razones por las que los responsables de las atracciones empezaron la temporada optimistas. Sin embargo, los 30º grados que alcanza el mercurio en la ciudad en las horas centrales del día -tradicionalmente el momento en que los padres llevan a sus hijos a los cacharritos- , está dejando prácticamente desiertas las calles de las calesitas. "Ha habido ferias calurosas, pero como ésta ninguna", comenta Laura Blasco del puesto de dardos Euro Ball Vico. El calor está consiguiendo cambiar los hábitos de los sevillanos. Un ejemplo de esto es la atracción del Ratón vacilón con gato comilón, una de las más populares y para todo tipo de público que, en años anteriores, a las cinco de la tarde congregaba a tantas personas en sus inmediaciones esperando cola que apenas se podía andar, según explica Laura Bañuls, una de las empleadas de la atracción.

Según observan los feriantes, el prime time comienza entre las 18:00 y las 20:00, mucho más tarde que en años anteriores. Esta coyuntura está afectando negativamente sobre todo a las atracciones infantiles y más familiares. Por el contrario, otras, como las de los coches locos, compensan el haber pasado el día de brazos cruzados con las ventas de la noche y la madrugada. Es el caso de Atracciones Hermanos Sollo, que en la jornada de ayer pararon los coches a las siete de la mañana, cuando en ediciones anteriores de la Feria se hacía a las cuatro, según apunta la dueña, Pilar Helías.

La situación económica mantiene un año más a raya el disfrute. La mayoría de las atracciones ha optado por congelar las tarifas, con lo que el viaje cuesta de media 3,5 euros. Los precios más altos los registran las atracciones más explosivas y de emociones fuertes -algunas incluso se han atrevido a subir entre 50 céntimos y 1 euro el billete-, como la popular Estrella, el Top gun, el Extreme o el Tirachinas, que cobra el pase (que incluye un DVD con la experiencia grabada) a 10 euros.

En el sector de puestos de juego, los que se basan en prueba de puntería -como chutar un balón, disparar con pistolas, encestar bolas o acertar con dardos sobre globos o dentro de aros- ganan terreno a las tradicionales tómbolas. También muchas de estas casetas de juego, aprovechando el tirón que tienen entre los más jóvenes, han subido los precios: de un euro tres intentos, pasa a costar, en muchos expositores, 2 euros. María del Carmen García lleva 28 años viniendo a la Feria de Sevilla con la tómbola Gran bazar Tombola y lamenta esta situación. Esta feriante argumenta que cada año "la cosa está peor y la gente ya no se ilusiona ni tiene para gastar". Además, demanda más colaboración por parte del Ayuntamiento de Sevilla, pues considera que "se paga mucho por el terreno" y "las ganancias son muy justas". Las chocolaterías o los tradicionales puestos de gofres han situado en primera línea de sus vitrinas las bebidas resfrescantes y frías. "Ya ni para las meriendas. Si cae algún churro es ya de noche o de madrugada", resalta uno de los empleados de la Chocolatería La Perla. Los 30 quioscos de helados, que hay repartidos por todo el recinto ferial, son los más solicitados por el público.

La media de atracciones a las que se sube quien visita la calle del infierno se queda en dos -de 3 o 5 de años anteriores- con lo que la otra feria, la de las calesitas, sobrevive a la adelantada canícula y a los aún poco notables "brotes verdes".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios