Los inspectores toman la Feria

  • Trabajadores de Hacienda y Trabajo recorren el recinto para comprobar que los operarios que montan las casetas están dados de alta. Los controles se extenderán a la hostelería.

Comentarios 15

Carpinteros, electricistas, pintores, fontaneros, comerciales e inspectores de Hacienda y Trabajo. La actividad en el real de Los Remedios es frenética en estos días previos a la celebración. Hay que tenerlo todo preparado para el inicio de la Feria, bien sea el oficial en la noche del próximo lunes o el oficioso de este fin de semana. Mientras los profesionales apuran las horas para tener las más de mil casetas listas, una veintena de inspectores recorren el real para destapar toda la economía sumergida que se genera en torno a esta fiesta mayor de Sevilla. Reclaman principalmente los contratos de los montadores y las facturas y justificantes para verificar el IVA.

Las inspecciones en la Feria de Abril no son nuevas. El año pasado se realizaron unas 3.000 y el resultado fue muy revelador: en el 28% de las visitas se encontraron algún tipo de irregularidad. Si en 2012 se circunscribieron principalmente al sector de la hostelería durante los días de farolillos, este año se ha ampliado al montaje y al desmontaje de las casetas. El delegado especial de la Agencia Tributaria en Andalucía, Ceuta y Melilla, Alberto García Valera, afirmó hace unos días que el número de controles que tienen previsto hacer se elevará hasta los 3.500 y serán más amplios.

Las personas que trabajan en el montaje de la Feria se han acostumbrado a las visitas de los inspectores y lo ven como algo habitual. Igual que reciben a un comercial de bebidas para ofrecerle sus productos, hacen lo propio con los trabajadores de Hacienda para que comprueben que toda la documentación está en regla. Antonio Martínez es uno de los veinte socios de la caseta situada en el número 60 de la calle Gitanillo de Triana: "Ya han venido a hablar con nosotros para pedirnos los papeles. El montaje lo hacemos los socios, como en muchas casetas, por lo que ahí poco pueden hacer". Como el resto de las personas que frecuentan el real, sí ha notado un claro aumento de las visitas y le parece bien: "Otros años había mucha gente trabajando sin que estuvieran regularizados".

Enrique es una de las personas que trabaja en el número 66 de la misma calle. "Aquí han venido ya dos veces. Una a finales del mes de marzo y otra el día 2 de abril. A mí me parece muy bien que se controle. Yo estoy dado de alta y todo el mundo debería estarlo". Paco es uno de los socios de esta caseta y añade que Hacienda está poniendo mucho empeño en que todo esté regularizado y que deben tener todos los papeles en la caseta para que cuando vayan los puedan comprobar. Todo ello supone un sobrecoste para los responsables de las casetas: "Se traduce en que tenemos que pagar más dinero para soportar estos gastos. Por ejemplo, si tengo a una persona para limpiar los baños la tengo que dar de alta durante tres horas al día. Hay que hacerlo todo así".

La Feria de Abril, como pasa con la Semana Santa, es una fecha oportuna para que las personas en situación de desempleo encuentren un jornal, aunque sea sólo por una semana. Son muchos los que recorren las calles del real en busca de ese ansiado trabajo que dé un respiro a la maltrecha economía familiar. Este periódico fue testigo de ello durante la visita de este martes, aunque una de esas personas, Manuel Ortega, está encontrando muchas dificultades este año: "Me presento para trabajar como cocinero o camarero. Tengo experiencia, pero este año me dicen que no porque hay que ser autónomo o te tienen que dar de alta. Antes te cogían y te pagaban por horas. Es verdad que ese dinero no se declaraba pero era la única manera de poder trabajar". Los responsables de los montajes también confirman este extremo: se contrata menos personal.

Cerca de la portada, en la calle Espartero 19, Juan y Fernando se encargan de la decoración de la caseta. Todavía no han recibido la visita de los inspectores: "Nosotros trabajamos en una empresa que se dedica a esto. No tenemos problema. Es cierto que hay muchos dados de alta, pero también hay muchos otros que no. Nos parece muy bien que hagan inspecciones". Sí alertan de una circunstancia que se produce con demasiada frecuencia en la Feria de Sevilla y que afecta a la seguridad: "Hacemos montajes en muchas ferias de Andalucía y aquí se controla muy poco aspectos como que las lonas sean ignífugas. En otros lugares se preocupan mucho más".

Durante toda esta semana los inspectores de Hacienda y Trabajo seguirán recorriendo el real para comprobar que todo esté en regla. Cuando los sevillanos empiecen a llenar las casetas se preocuparán por los contratos de hostelería, como hicieron el año pasado, y de otras cuestiones, como los grupos de rumbas y sevillanas que también deberán tener los papeles y contratos en regla, todo ello con el objetivo de hacer aflorar toda la economía sumergida que genera una fiesta como la Feria de Abril que supone el 3% del Producto Interior Bruto (PIB) de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios