calle rioja

Las llaves de la ciudad efímera

  • Ritual. El delegado de Fiestas recibió de Ferrovial la llave de la portada, liturgia de una Feria que empieza mañana en un real donde esta tarde se colocarán los primeros farolillos

De izquierda a derecha, Carlos Gómez (Iluminaciones Ximénez), José Toranzo, José Antonio Muñoz, Luis Suárez (Ferrovial), Virginia Pividal (Lipasam), Juan Carlos Cabrera, Enrique Fernández, Carlos García Lara y Antonio Olivares. De izquierda a derecha, Carlos Gómez (Iluminaciones Ximénez), José Toranzo, José Antonio Muñoz, Luis Suárez (Ferrovial), Virginia Pividal (Lipasam), Juan Carlos Cabrera, Enrique Fernández, Carlos García Lara y Antonio Olivares.

De izquierda a derecha, Carlos Gómez (Iluminaciones Ximénez), José Toranzo, José Antonio Muñoz, Luis Suárez (Ferrovial), Virginia Pividal (Lipasam), Juan Carlos Cabrera, Enrique Fernández, Carlos García Lara y Antonio Olivares. / gabriel mármol

Ferrovial, la empresa responsable de la construcción de la portada de la Feria de Abril, entregó ayer al Ayuntamiento "las llaves de la ciudad efímera" en palabras de su receptor, Juan Carlos Cabrera, delegado de Fiestas Mayores. Dos instituciones del siglo XIX, la Feria de Sevilla (1847) y el Círculo Mercantil (1868), homenajeado en sus 150 años en la portada diseñada por César Ramírez, ponen todos los medios del siglo XXI al servicio de la alegría y la convivencia.

Los aparejadores José Toranzo, 42 años, y José Antonio Muñoz, 39, no habían nacido cuando la Feria se trasladó del Prado a Los Remedios en 1973. Junto a Luis Suárez y Antonio Olivares, encargado de la obra, representaron a la empresa constructora. "Ha costado trabajo, sobre todo en marzo por el viento y la lluvia", decía un aparejador.

En la víspera del alumbrado, la Feria empieza ya hoy con la colocación de los farolillos -"vamos a lanzarnos", dijo el optimista Cabrera- y con el anunciado paro de tres horas de los taxistas. "No son días para paros, son días de competir y de ganar", señaló el delegado. Diez personas mayores, cinco mujeres y cinco hombres, elegidos por sorteo, apretarán en la noche de mañana sábado, 14 de abril, el botón del alumbrado. Previamente hay un concierto-homenaje a Los Romeros de la Puebla en las bodas de oro de este grupo mítico de las sevillanas. Uno de sus componentes, José Manuel Moya, jugó con el Sevilla contra el Madrid de Puskas, Di Stéfano y Del Sol la final de Copa de 1962. La de 2018 la vuelve a jugar el Sevilla, contra el Barcelona, el último día de una Feria que un año más, después del referéndum, se celebrará "de sábado a sábado", en palabras de Cabrera. Con un día más para las atracciones de la calle del Infierno, que funcionarán el domingo siguiente a los fuegos artificiales con un descuento de un euro.

Iluminaciones Ximénez, empresa cordobesa de Puente Genil reconocida el 28 de febrero con la medalla de Andalucía, se encargará de la iluminación de la portada y del real de la Feria. César Ramírez, que hace dos años firmó el cartel de la Semana Santa, ha diseñado una portada en la que mezcla la caseta del Mercantil de 1905 y una casa de Aníbal González en la calle Laraña.

Las llaves abren la portada y abrirán las 1.052 casetas, una más que el año pasado ya que una de dos módulos que no estaba al corriente de pago ha perdido la vez y su espacio se ha subdividido en dos casetas de un módulo. Hay más de mil en lista de espera, la más paciente con 26 años de antigüedad.

El transporte público y la limpieza son los ejes fundamentales del servicio municipal para acercar la Feria a la gente y para mantenerla en las mejores condiciones. 597 trabajadores (299 contratados) trabajarán en las tareas de limpieza, con la ayuda de Protección Civil, que acotará las zonas al término del paseo de caballos. Tussam mantendrá desde la hora del alumbrado hasta las seis de la mañana del domingo 22 de abril la línea especial lanzadera Prado-Feria, recorrido simbólico del cambio de recinto. La lanzadera Charco de la Pava-Feria prestará servicio gratuito en el mismo intervalo de tiempo y con una frecuencia de dos minutos. Las líneas 5, 6, 41 (la que va a Tablada), C1 y C2 modificarán sus itinerarios para prestar servicio al recinto ferial.

Entre las novedades, las casetas de distrito dispondrán de alimentos envasados sin gluten para personas celíacas; se aumentará en un módulo más hasta seis los urinarios públicos, con el que se instalará en el Paseo Remeros de Sevilla. El Ayuntamiento repartirá 16.850 abanicos con el reto de Lipasam por una Feria limpia para que se extremen las medidas y se cumplan los horarios.

Las nubes que rodeaban la portada, guiño a Sierpes y el Mercantil, no las ha dibujado César Ramírez. Quién dijo miedo. Hoy empiezan a colocarse los farolillos. En la foto de familia, Carlos García Lara, con unas cuantas Ferias en su currículum, sugirió a Virginia Pividal, de Lipasam, que no saliera con el paraguas. Ya llueve a Feria, pero no conviene enseñarle las cartas a las isobaras, los alisios y cartagineses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios