'Que Dios nos perdone', un thriller policiaco que aúna ficción y realidad

  • El director madrileño Rodrigo Sorogoyen presenta un adelanto de su tercera película, que saldrá en cartelera el 28 de octubre

Un thriller policiaco que indaga en la psicología y la humanidad de sus personajes. Estas son las claves de Que dios nos perdone, el tercer largometraje del director madrileño Rodrigo Sorogoyen que ayer adelantó en el Museo Thyssen dentro del programa Cinco minutos de cine junto a los actores, Antonio de la Torre -inspector Velarde- y Roberto Álamo -inspector Alfaro-, y los productores Mercedes Gamero (Atresmedia) y Gerardo Herrero (Tornasol).

La película se desarrolla en un ambiente convulso que mezcla ficción y realidad: en un caluroso agosto de 2011 en Madrid, con el movimiento social 15-M aún coleando y la inminente llegada del Papa Benedicto XVI y más de un millón de peregrinos a la capital con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud, dos policías se ven envueltos en la investigación de una serie de crímenes que sus superiores intentan ocultar. "Se da algo paradójico: personas buscando la fe con el Papa y, mientras, las cargas de la Policía desalojando la Puerta del Sol. En ese contexto dos inspectores de policía que tienen que buscar contrarreloj a un asesino en serie", relató Sorogoyen.

El filme contrasta con el trabajo realizado por el director hasta el momento: del asequible presupuesto y los modestos escenarios de 8 citas, o las escasas localizaciones y actores de Stockholm junto al método de crowdfunding que permitió su rodaje, Sorogoyen presenta una producción de cuatro millones de euros con múltiples localizaciones y personajes.

Con un rodaje de ocho semanas y media y distribuida por Warner Bros, la cita llegará a las carteleras el próximo 28 de octubre. Pero más allá de su carácter de crimen y suspense, Que dios nos perdone deja entrever la evolución de sus protagonistas de forma paralela a la investigación que desarrollan. "El concepto de perdón y la culpa están presentes. Los mismos personajes buscan de alguna forma ese perdón por algo que han hecho o que no", señaló Sorogoyen.

La trama ficticia se integra así en el contexto real de la película, aspecto que destacaron también los actores. "Es un concepto del trabajo que intento hacer: buscar la realidad dentro de la estética de la película. Y a mí eso me lleva a creer que lo que está ocurriendo es posible", destacó De la Torre, quien no es la primera vez que encarna a un policía, pero sí el primero que sufre disfemia. El instinto y la violencia serán la bandera del personaje de Álamo. "La película se sale de los cánones, huye de los tópicos y le da tanta importancia a lo policiaco como al cambio de la vida de los personajes", valoró el actor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios