El otro Festival de Cine

  • Más allá de la Sección Oficial y sus rostros populares, la gran cita de la ciudad con el séptimo arte sirve una oferta mucho más amplia y a menudo más reveladora.

Destacó el director del Festival de Cine Español de Málaga, Juan Antonio Vigar, respecto a la edición que empieza el próximo viernes 22 (y que se desarrollará hasta el 1 de mayo), que su Sección Oficial presenta en esta ocasión un "sello autoral" más que notable. De entrada, la selección de títulos parece darle la razón, pero habrá que ver la cosecha en su totalidad para llegar a conclusiones fiables al respecto. No obstante, la autoría como marchamo de compromiso artístico no ha sido nunca, independientemente de los resultados, una cuestión ajena al Festival de Málaga; más aún, los cauces que en los últimos años han permitido ganar al certamen más volumen, oferta y proyección, son los que habitualmente se mantienen al margen de las fotos y los flashes. Si la Sección Oficial se traduce en el consabido paseíllo de famosetes televisivos por la alfombra roja donde se cuela algún cineasta de prestigio, es fuera de la misma donde habitualmente late un cine que trasciende la industria del entretenimiento y sostiene un determinado compromiso con el mundo y con el propio cine. Secciones como las de Documentales, Territorio Latinoamericano, Cortometrajes, Zonazine y otras más recientes como Málaga Premiere y Estrenos Especiales contienen a menudo los verdaderos tesoros cinematográficos del Festival de Málaga, aunque sus artífices no sean reconocidos por la calle. Pero cabe subrayar, eso sí, que esta aportación, que abarca el grueso de la programación del certamen en cuanto a títulos, géneros y actividades, dista mucho de cualquier síntoma de marginalidad; muy al contrario, las proyecciones de estas secciones gozan de gran aceptación entre el público malagueño y también la industria del cine español respira de manera abundante gracias a estos trabajos presuntamente inadvertidos. De hecho, de vez en cuando vuelve a la mesa el debate sobre la idoneidad de extraer algunas de estas secciones, como la de Documentales, para la organización de un festival aparte y en otras fechas, a la manera del televisivo Screen TV; por ahora, que la Sección Oficial adquiera regusto autoral significa que, de alguna forma, se ha dejado contaminar por el nervio de este otro Festival de Cine, más discreto pero más pegado a la creación; y, no pocas veces, a la creación más geográficamente cercana.

En este sentido, en lo que a la próxima edición se refiere, y sin salir de los documentales, una de las citas imprescindibles, alojada en las Sesiones Especiales (fuera de la Sección Oficial y sin concurrencia por tanto a por la Biznaga) es la que ofrece Libertad Negra, una película facturada netamente en Málaga, dirigida por Jorge Peña y José Enrique Sánchez y que se presentará el sábado 23. El filme revive la historia de Antonio El Chófer, un anarquista que murió fusilado en el Cementerio de San Rafael tras la Guerra Civil y que durante su estancia en la Prisión Provincial escribió un libro de poemas que se mantuvo perdido durante décadas y que oculta una conmovedora historia de amor. Dentro de las mismas Sesiones Especiales de Documentales hay sitio para prácticamente todo, aunque destacan las aproximaciones a artistas como Manolo Sanlúcar (La guitarra flamenca, que se presentará el domingo 24 en el Museo Picasso), Blanca Portillo (María conversa, de Lydia Zimmermann) y el gran Fernando Arrabal (El genio y la locura, de Javier Esteban Guinea). En la Sección Oficial no faltan historias de superación (Mariano Maresca. Palabra a palabra de José Sánchez Montes), miradas antropológicas (Socotra, la isla de los genios, de Jordi Esteva) ni abordajes a la política (como el prometedor Instantes de campaña, del ecuatoriano Tomás Astudillo,que sigue de cerca al presidente Rafael Correa durante la campaña presidencial de 2013). En el apartado reservado al cortometraje experimental caben artefactos del calibre de La mano que trina, de la artista María Cañas.

En cuanto al Territorio Latinoamericano, todo apunta a que convendrá no perderse Campo Grande, de la brasileña Sandra Kogut; ni Mamá, del colombiano Philippe van Hissenhoven. En la Sección Oficial de Cortometrajes es posible encontrarse a Juan Cavestany (Microondas), verdadero gurú explorador del cine patrio, que también estará en Zonazine con la colectiva Esa sensación; y al actor Eduardo Casanova, que dirige Fidel (no, no es un título dedicado a su popular trabajo televisivo). En la reserva local de cortos se concentra toda la profesión malagueña del gremio, pero ésta llega también a la sección Málaga Premiere con El signo de Caronte de Nestor F. Dennis y La isla del viento, debut en el largometraje de ficción de Manuel Menchón, en la que nada menos que el académico José Luis Gómez interpreta a Miguel de Unamuno durante su exilio en Fuerteventura. Y si no, siempre habrá quien prefiera la Película de Oro: Amantes, de Vicente Aranda. Por lo de cualquier tiempo pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios