Imagen en imagen recordada

  • 'Miguel Picazo, cineasta extramuros', presentado el año pasado en Málaga, rendirá tributo al realizador

Un documental dirigido por Enrique Iznaola, Miguel Picazo, cineasta extramuros, repasará la vida y el legado del director de La tía Tula, fallecido el sábado, un cineasta "demasiado atrevido y ambicioso para su tiempo", según le define José Antonio Hergueta, productor del documental. El proyecto se presentó hace un año en el Festival de Cine de Málaga y continúa en fase de producción, con el propósito de estrenarse el próximo otoño, indicó ayer Hergueta.

En él participa el propio Picazo además de realizadores coetáneos, algunos de sus alumnos y actrices como Carlos Saura, Mario Camus, Josefina Molina, Basilio Martín Patino, Assumpta Serna, Mercedes Sampietro o Alejandro Amenábar. Anna Saura, hija del director de Cría cuervos y estudiante de Periodismo, lleva la voz conductora. "Nos importa mucho que las nuevas generaciones entiendan quien fue Picazo y por qué solo rodó cinco películas pese a firmar una opera prima como La tía Tula", explica el productor malagueño.

En realidad, añade, de esas cinco películas, sólo dos tuvieron una distribución adecuada: la primera y la última, Extramuros, un drama filmado al amparo de la ley Miró en 1985, protagonizado por Carmen Maura y Mercedes Sampietro. "En Oscuros sueños de agosto (1967) se le murió el productor; El hombre que supo amar (1978) era una superproducción demasiado ambiciosa para la época; y Los claros motivos del deseo (1977), producida por José Frade, fue maltratada por la crítica, metiéndola en el cajón del destape, cuando era una mirada humana y social", subrayó Hergueta.

Además, la censura fue implacable. Su primer proyecto, Jimena, centrado en la vida de la esposa del Cid, no logró pasar de guión. La propia Tía Tula, con Aurora Bautista y Carlos Estrada, sufrió ocho cortes irreversibles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios