Todo el amor del mundo por ganar la final en Sudáfrica

  • Daniel Sánchez Arévalo y Antonio de la Torre presentaron, junto al resto del equipo, su cuarto proyecto común, 'La gran familia española', una "comedia de emociones" que llega en septiembre.

Si el cine es a menudo una cuestión de tándem, pocos han dado los resultados del que forman el realizador Daniel Sánchez Arévalo y el actor malagueño Antonio de la Torre en sólo tres películas: Azuloscurocasinegro (una de las revelaciones más sonadas de toda la historia del Festival de Málaga), Gordos y Primos. Podría decirse aquello de que no hay tres sin cuatro y, voilá, La gran familia española es el siguiente episodio de este idilio, una "comedia de emociones", tal y como la definió ayer su director, que se estrenará el próximo 13 de septiembre y que ayer protagonizó el foro de los 5 minutos del Festival de Cine en el Museo Carmen Thyssen con buena parte del resto del reparto: Verónica Echegui, Patrick Criado, Arancha Martí, Sandra Martín, Miquel Fernández y el productor José Antonio Félez dieron cuenta del proyecto tras la proyección de un teaser de esta vez sólo (como excepción) tres minutos de duración.

Según Félez, productor también de las tres anteriores películas de Sánchez Arévalo, La gran familia española (en la que participan otros actores habituales en la filmografía del director, como Quim Gutiérrez, Roberto Álamo y Raúl Arévalo, que en esta ocasión contribuye con un breve cameo) se encuentra en su última fase de postproducción y es, en su opinión, "la mejor que ha hecho Daniel, la que mejor demuestra su capacidad de contar historias, con un retrato coral de una familia repleto de personajes en el que ninguna interpretación queda por debajo del resto".

El filme tiene como epicentro una boda que va a celebrarse justo el mismo día de la final del Mundial de Fútbol de Sudáfrica que disputaron España y Holanda en una finca familiar. El novio es un chico de 18 años al que encarna Patrick Criado y que se ha criado con dos niñas: una es ya la novia con la que se va a casar y la otra es igualmente una parte fundamental de su vida. Los acontecimientos se disparan y ponen a prueba a una familia con mucho vivido en la que el novio es el hijo menor de cinco hermanos. Según Sánchez Arévalo, "él representa de alguna forma a la Selección Española que juega el mundial, a la España que no tiene miedo de hacer cosas, que se atreve a todo, que no se corta; sus hermanos mayores, sin embargo, representan a la España de cuartos". La película trata, en este sentido, de una familia "que se descompone y vuelve a recomponerse, porque las familias son así, están hechas de personas que van y vienen, que aparecen y desaparecen". Los cuatro hermanos mayores están interpretados respectivamente por Antonio de la Torre, Roberto Álamo, Quim Gutiérrez y Miquel Fernández. Verónica Echegui interpreta a la ex novia de uno de los hermanos y de la que ahora anda perdidamente enamorado otro. Sánchez Arévalo bromeó al afirmar que, a pesar de la calidad del reparto, "el Goya al mejor actor revelación se lo darán a Andrés Iniesta por el gol a Holanda". El realizador contó de hecho que durante los encuentros de los mercados de la pasada edición de la Berlinale "los distribuidores holandeses no le auguraban a la película un recorrido muy largo por los Países Bajos". El productor, José Antonio Félez, añadió que uno de los obstáculos más difíciles de resolver fue "hacernos con los derechos para la inclusión de las imágenes del partido en el metraje. Nunca habían aparecido fragmentos de la final de un mundial de fútbol en una película, y aquí tenía que ser sin fecha de caducidad".

Antonio de la Torre señaló que su personaje "tiene un recorrido muy bonito, culminado con la redención". Los tres minutos prometen. Ahora, toca esperar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios