La realidad del cine real: diagnóstico de lo invisible

  • Programadores, directores y productores analizan la situación del género en el Encuentro de Cine Documental

Pasaban pocos minutos de las 10 de la mañana y el debate andaba ya más que interesante. Los productores José Antonio Hergueta y Tono Folguera pedían la palabra para hablar de las dificultades de poner en marcha un documental y, sobre todo, sus inexistentes beneficios. Desde el escenario, Mirito Torreiro, seleccionador y miembro del comité de dirección del Festival de Málaga, ponía en duda ciertas cuestiones, pero reconocía la dificultad de hacer grandes documentales de investigación en este país dada la casi inexistente financiación pública o el nulo apoyo de las televisiones, a excepción de TV3.

La conversación se desarrollaba en el renacido Encuentro de Cine Documental en Málaga, que se ha recuperado tras más de una década. 12 años después: estado de la cuestión ha sido el título elegido para uno de los eventos más necesarios e interesantes de este festival. Más aún cuando el de Málaga se reconoce cada vez como uno de los lugares más prestigiosos para presentar nuevos documentales. Quizás por eso el debate era atendido por cerca de 200 personas. Y por eso el director del festival malagueño, Juan Antonio Vigar, acudió para subrayar la importancia de haber recuperado "una asignatura pendiente" del festival, "que sigue demostrando así su idea de estar en la vanguardia del cine documental".

Sus palabras sonaron bien entre un auditorio repleto, el del rectorado de la Universidad de Málaga, donde se encontraban estudiantes, profesionales del sector audiovisual y buena parte de los nombres más importantes del documental en España: desde el propio Mirito Torreiro a Joan Salvat, presentador del programa Sense ficció, pasando por Jaume Ripoll, responsable de la plataforma Filmin, o el productor ejecutivo de documentales en TVE Andrés Luque. Pero también Josetxo Cerdán, Elías León Siminiani, Albert Solé, Moisés Salama, Gonzalo de Pedro, Alejandro Alvarado, Manuel Jiménez o la catedrática Margarita Ledo Andión. También Concha Barquero, realizadora a la que corresponde buena parte del mérito de la organización de este encuentro.

Fue Mirito Torreiro el que abrió el fuego pasadas las nueve de la mañana dando un repaso al cine documental de la última década, a ese espacio de tiempo entre el último encuentro y el que se cierra hoy. Lo hizo con un pulcro repaso estadístico, pero también lanzando cuestiones que hubieran llevado a extender el debate toda la semana: ¿tiene sentido comparar los espectadores del documental y la ficción? ¿Es importante el número si el documental cumple su función social? ¿Deben trabajar por cuatro duros los profesionales? Mientras también destacaba la mayor calidad del cine documental nacional, poniendo de ejemplo a sus propios alumnos del máster de la Universidad Autónoma de Barcelona.

A partir de ahí, se habló de la importancia del público, en si es necesaria una educación en la mirada para ver documental o el desarrollo del género no sólo en Málaga, sino también con citas especializadas como Documenta Madrid, Punto de Vista o Alcances. La falta de apoyo público, políticas adecuadas, proyectos como Numax o Docma, la puesta en marcha de la Cineteca en Madrid, plataformas como Playtime o Filmin, los retos del cine documental… Fueron muchos los temas que se abordaron ayer y que se seguirán tratando hoy, cuando se celebra el segundo y último día del encuentro. Habrá que atender bien las conclusiones. Y que no pasen 12 años más para celebrar una cita tan destacada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios