El sector reivindica el Encuentro Documental

  • La iniciativa, recuperada este año, recibe el aplauso general de los creadores del medio.

Uno de los aspectos que más diferencia al Festival de Málaga de otras citas similares es el sol. El público se echa a la calle y los realizadores, productores, actores y demás parte de los equipos de cada película están encantados del clima. También de los bares de la ciudad donde se vive buena parte del festival. Es ahí donde se encuentran muchas de las personas protagonistas de la cita cinéfila y entre los documentalistas el comentario unánime en los últimos años era la ausencia de un lugar donde encontrarse todos para hablar, compartir, trabajar en equipo. Y su deseo se ha hecho realidad en el cuarto Encuentro Documental que durante dos días ha reunido en el auditorio del Rectorado de la Universidad de Málaga a buena parte del sector.

Que sea la cuarta edición quiere decir que hubo tres anteriores. Pero la última fue hace doce años. Época en la que el festival realizaba publicaciones sobre el cine documental que aún hoy son referencia. La crisis podó la sección y la centró sólo en la proyección de películas. Hasta este año, donde ha vuelto a crecer. Y el sector lo ha agradecido. "Estos encuentros te permiten reflexionar y ha habido debates muy interesantes. Se ha podido escuchar a muchas personas de distintos ámbitos y eso te permite conocer las distintas sensibilidades de otros sectores de la profesión", cuenta Andrés Luque, de Televisión Española. En esa línea opina también Javier Miranda, director artístico del festival gaditano Alcances. "Es importante que nos veamos todos y podamos hablar. Quizás no tengamos las soluciones a algunos de los temas planteados, pero ha sido un paso muy importante reunirse, lanzar ideas, reflexionar y sacar conclusiones".

"Para mí era algo imprescindible, no sólo necesario. Y el balance ha sido muy positivo. Eso sí, se ha visto también la poca capacidad que tenemos de diálogo los distintos sectores dentro de la no ficción: solo hay que ver cómo, durante la primera jornada, nos enfrentamos todos contra todos de manera casi inmisericorde", recuerda David Varela, de Docma, que subraya que, al menos, eso es positivo. "Sale todo lo malo a la luz y eso es bueno. Ahora es el momento de trasladar las conclusiones a nuestro día a día, llamarnos unos a otros, sentarnos de nuevo en privado, en el trabajo diario… Así todo esto servirá de algo", añade Varela.

Y una de la conclusiones más generalizadas ha sido la de promover la repetición de la cita. "Animo al Festival de Málaga a que no pasen otros 12 años para que se celebre de nuevo el encuentro. Igual no se puede cada año, pero al menos cada dos años. E incluso sacar más tiempo: se nos han quedado muchos temas sin hablar y de otros apenas hemos tenido tiempo", concluye Andrés Luque. El propio Moisés Salama recoge el guante: "las sensaciones han sido muy positivas, la sala ha estado siempre llena y ha habido ponencias magistrales. Ojalá podamos seguir con este tipo de encuentros", concluye el responsable de programación y contenidos del Festival de Málaga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios