¿'Round' 2 de los pilotos de Red Bull en el GP de China?

  • Sigue subiendo el nivel de tensión en la escudería: el alemán señala que "Webber no se ha merecido ganar aún" y le reprocha que "ha podido ayudar al equipo en otras ocasiones y no lo ha hecho".

Comentarios 2

Los pilotos de Red Bull, el  alemán Sebastian Vettel y el australiano Mark Webber, serán el centro de todas las miradas el domingo en el Gran Premio de China de Fórmula  1 después de la tensión acumulada desde la polémica carrera de Malasia. Mientras que la escudería energética espera que las heridas se  hayan curado, el español Fernando Alonso y el finlandés Kimi  Raikkonen, dos grandes aspirantes al título, quieren sacar provecho de un problema que ha alcanzado una nueva cota. "Por un lado entiendo las decisiones del equipo, pero por el otro Mark aún no se mereció ganar", señaló Vettel, líder del Mundial con 40 unidades, tres semanas después de adelantar a Webber en las últimas vueltas de Malaisa desoyendo órdenes de equipo. 

El alemán, triple campeón del mundo, tampoco se mordió la lengua  cuando le preguntaron si temía no contar en el futuro con el apoyo de  Webber: "Para ser completamente sincero, nunca hubo apoyo de su lado". "Hubo más de una situación en el pasado, en la que pudo ayudar al equipo, y no lo hizo", agregó Vettel, que saca nueve puntos a  Raikkonen en el escalafón después de dos Grandes Premios. 

Webber es tercero con 26 unidades, una más que el británico Lewis  Hamilton y ocho más que Alonso, que abandonó a bordo de su Ferrari en Malasia. La tercera carrera de la temporada servirá para proporcionar más  información a los equipos en su intento por desarrollar sus bólidos y  comprender los nuevos y polémicos neumáticos de Pirelli.   Campeón de mundo en 2005 y 2006, Alonso espera poder resarcirse de  su abandono en Malaisia con un coche que se mostró muy rápido en las  dos primeras carreras. 

"Tuvimos un gran ritmo y lo hicimos bien con todo tipo de  neumáticos, pero aún tenemos que seguir mejorando la calificación",  dijo el director técnico de Ferrari, Pat Fry. "¿Si nuestro coche se va a adaptar mejor que otros (al circuito)?  Es pronto para decirlo, aún hay muchas incógnitas", agregó sobre el  trazado de Shanghai.  Raikkonen, que ganó la primera prueba de la temporada en Australia  a bordo de su Lotus, coincidió con Fry y señaló que la carrera china  es muy difícil de predecir. 

"No hay ninguna razón por la que no deberíamos ir bien: tenemos  nuevas partes del E21 y las mejoras parece que ayudan, así que será  interesante ver qué pasará si no llueve", dijo el campeón del mundo  de 2007. Mercedes espera alargar su buen comienzo de temporada después de  un tercer y un cuarto puesto en Malaisia hace tres semanas. Además,  el alemán Nico Rosberg regresa a su circuito preferido, en el que en  2012 puso fin a 57 años sin triunfos para Mercedes. 

"Fueron momentos geniales. Compartirlos con el equipo, los amigos  y la familia es único. Es algo que no se olvida nunca y te genera  hambre de más", señaló esta semana en una entrevista con la agencia  dpa Rosberg, de 27 años. El jefe de Mercedes, Ross Brawn, señaló: "Comenzamos bien la  temporada, incluso mejor de lo que esperábamos. Pero somos  conscientes de que hay una diferencia (con los equipos punteros) y  que tenemos que seguir desarrollando el coche". 

McLaren parece haber detectado los problemas que causaron un pobre  inicio de temporada. Jenson Button, que fue segundo detrás de Rosberg el último año en  Shanghai, señaló con humor: "El Gran Premio de China es casi siempre  como un reinicio de la temporada para mí". "Lograr dos puntos en la dos primeras carreras obviamente no era  lo que teníamos en mente, pero todo el mundo en el equipo se  levantó", dijo el británico, que comparte equipo con el mexicano  Sergio Pérez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios