Alberto de Mónaco se sincera por su 60 aniversario

  • El príncipe habla sobre su esposa y sus hijos para el diario 'Il Corriere della Sera'

El príncipe Alberto, con su mujer, en los premios Laureus. El príncipe Alberto, con su mujer, en los premios Laureus.

El príncipe Alberto, con su mujer, en los premios Laureus. / efe.

A punto de cumplir 60 años el próximo miércoles, Alberto de Mónaco se ha sincerado en una entrevista con el diario italiano Il Corriere della Sera, al que ha reconocido que no pasa todo el tiempo que querría con sus hijos y su familia. "Es difícil encontrar momentos de verdadera intimidad en familia cuando se vive un palacio, mi casa está siempre llena de actos oficiales", afirma, "al final todo se reduce a los fines de semana, o escapadas a la granja de mi hermana Estefanía".

Para Alberto II, lo más duro es no pasar tanto tiempo con sus hijos como le gustaría. "Trato de reservarles tiempo, despejar la agenda por las noches para estar con los niños, e incluso algunas horas por la mañana", explica, aunque en el fondo opina que es "muy poco tiempo para un padre".

El príncipe monegasco ha señalado orgulloso el parecido de su hijo Jacques con su padre Rainiero: "Tienen cierto parecido. Ama las máquinas, especialmente los helicópteros". Los mellizos Jacques y Gabriella son aún muy pequeños, pero la intención de Alberto y de su esposa Charlene es que pronto empiecen a acompañarles en sus viajes oficiales.

Después de siete años de matrimonio, Alberto también tiene cariñosas palabras para su mujer. "Charlene tiene una empatía extraordinaria. Se pone en contacto emocionalmente con las personas, y no es raro que acuda a cumpleaños de personas mayores o de niños cuando se lo piden", cuenta. Con ella, dice, vive una historia de amor "tranquila" y destaca de ella que en este tiempo ha realizado un trabajo "excelente" como princesa, aunque con todo reconoce que la ex nadadora sudafricana necesitó en su día "un tiempo de preparación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios