En Ascot la moda se sube a la cabeza

  • Las flores son las grandes protagonistas de los estrambóticos tocados del hipódromo británico.

Más de siete décadas haciendo su entrada triunfal al hipódromo de Ascot en carruaje y en este año, el de su 90 cumpleaños, no iba a ser para menos. Isabel II, junto a otros miembros de la Familia Real británica, ya ha hecho su aparición triunfal en la cita social, indispensable de la agenda británica. Lo ha hecho, como es habitual, con una pamela mucho más discreta que la del resto de invitadas y del que oficialmente ya es su color favorito: el amarillo.

Grandes, pequeños, clásicos, extravagantes, de tonalidades más sobrias o llenos de color, las pamelas, sombreros y tocados siguen siendo el mayor reclamo del evento deportivo, por algo es conocido como el elogio anual a la desmesura. Piezas de museo que fusionan tradición, atrevimiento y, por supuesto, mucho sentido del humor. Los hay para todos los gustos, aunque suelen llamar más la atención los de formas imposibles, excéntricos, impensables, ostentosos y fastuosos. Cuanto más grandes mejor, llenos de fantasía y hasta ridículos, sin olvidar los más estilosos y elegantes que también los hay.

Este 2016, las ladies británicas han apostado principalmente por las flores y los motivos tropicales para adornar su cabeza. Siguen reinando los tonos flúor y, cómo no también hay sitio para las plumas. Y todo, curiosamente, bajo los estrictos códigos de vestimenta british que marca la organización y que no se salta nadie bajo la amenaza de expulsión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios