Un bombón elaborado con oro es el más caro de todo el mundo

  • 7.728 euros vale cada pieza del chocolatero portugués Daniel Marcelino Gomes con oro, trufa blanca y vainilla de Madagascar

El chef portugués. El chef portugués.

El chef portugués.

El artesano chocolatero portugués Daniel Marcelino Gomes, natural de la ciudad lusa de Leiria, ha conquistado los paladares de las personas más ricas del mundo gracias a la creación de un bombón elaborado con oro de 23 quilates, que cuesta 7.728 euros y que "es el más caro del mundo". "Es una gran sorpresa para las personas cuando lo ven", asegura Gomes, ya que es una pieza muy pequeña pero vale mucho dinero, comentó.

El bombón tiene forma de diamante, para realzar aún más su característica de producto exclusivo de lujo, una altura de tres centímetros y de ancho, 2,5 centímetros. Según Gomes, la idea surgió hace tres años, cuando su empresa quiso catapultarse para un "segmento de lujo", con el fin de llegar a los consumidores más caprichosos y con un alto poder adquisitivo.

A la pregunta de si se puede comer el oro, el maestro chocolatero portugués afirma que "el oro se come desde hace más de mil años". En cantidades muy pequeñas, el consumo de oro "es beneficioso para la sangre", agregó. Eso sí, en la boca, "el oro no sabe a nada", motivo por el que el sabor de este bombón se caracteriza por otros ingredientes.

La pieza de chocolate, cada una con un registro de serie y personalizada con el nombre del comprador, es elaborada durante tres semanas y precisa de "mucha paciencia y de mucha calma", esos son los ingredientes esenciales, explica Gomes. Además del azúcar -en muy poca cantidad-, el bombón lleva filamentos de azafrán, trufa blanca, aceite de trufa blanca, vainilla de Madagascar y escamas de oro. Lo más complicado es, precisamente, el final del bombón, cuando Daniel Marcelino Gomes tiene que colocar las finas virutas de oro, que "se pueden romper con mucha facilidad". "Es como el trabajo de un joyero, ya que hay que hacerlo todo con mucha tranquilidad", insistió.

Una vez creada la pieza exclusiva de bombón, su sabor "también es único", ya que "en un principio sabe a tierra, debido a la trufa y al azafrán, y más tarde la boca se refresca con el sabor de la vainilla de Madagascar". El halo de gula se complementa con el envoltorio, ya que se entrega bajo una campana elaborada con 5.500 cristales de Swarovski, decorada también con oro.

De momento, este bombón tan caro y distinguido ya se ha vendido en los Emiratos Árabes Unidos, sobre todo en Dubai, y en otros países como Rusia, Argentina o Angola. "No puedo revelar el nombre de ningún comprador y tampoco puedo decir cuántos bombones de oro he elaborado desde que comenzara a fabricarlos en 2015", explicó el repostero luso, de 35 años, quien en abril presentará su joya gastronómica en Mónaco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios