Britney y Trawick, en crisis

  • Según 'Radar Online' las discusiones entre la pareja son cada vez más frecuentes, a pesar de las fotos que la cantante publicó en Twitter hace poco.

La relación de Britney Spears con su novio Jason Trawick se tambalea. A pesar de que hace apenas unas semanas que la cantante deleitaba a sus seguidores en Twitter con una imagen casi idílica junto a su novio luciendo una de las mejores sonrisas, los rumores sobre una fuerte crisis no dejan de sonar. Según Radar Online, las discusiones entre Spears y Trawick son cada vez más frecuentes.

La entrada de la joven al programa Factor X como parte del jurado podría haber abierto la caja de Pandora. Al parecer, a su prometido no le ha gustado demasiado la idea, como tampoco le gustó dejar su trabajo en William Morris Endeavor para convertirse en el representante de Britney; cargo que nunca llegó a alcanzar. Todo indica que estos han podido ser los puntos claves de una crisis que podría despertar a 'la princesa del pop' de un sueño que, por ahora, le había devuelto la estabilidad durante los últimos tres años. Una estabilidad que consiguió sacar del escándalo a la cantante después de una larga lista de polémicos y peligrosos amores.

Sus problemas sentimentales comenzaron después de su sonada ruptura con Justin Timberlake, al que se rumoreó que fue infiel. Una virginal Britney se convertía en la 'chica mala' y empezaban sus primeros juegos con el alcohol. Juegos que desembocaron en una boda fugaz con su amigo Jason Allen Alexander, con quien se casó en Las Vegas después de una noche de borrachera en 2004. El matrimonio duró la escalofriante cifra de 55 horas, tras las cuales fue anulado. Ese mismo año se volvió a casar, esta vez sobria, con el bailarín Kevin Federline, con quien tuvo dos hijos y de que se divorció dos años después tras una relación tormentosa que introdujo a la cantante en una espiral de excesos. Salidas nocturnas, descuido de su apariencia personal, consumo de sustancias nocivas, clínicas de rehabilitación y la pérdida de la custodia de sus hijos fueron el reflejo de una relación condenada al fracaso.

Con el tiempo, Britney Spears volvía a encontrar el amor en Jason Trawick, y lo que era más importante: la estabilidad. Una estabilidad que ahora podría romperse de nuevo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios