Charlene, cada vez más cerca de Grace

  • Desde que se dio a conocer su relación con Alberto de Mónaco en 2006, su evolución hacia un estilo más glamuroso es evidente. Ahora su modelo a seguir es la princesa Gracia.

Eclipsar a Carolina de Mónaco no resulta nada fácil. Pero su propia cuñada, la princesa Charlene, lo ha conseguido. Tras morir Grace Kelly en 1982, su hija mayor, además de convertirse en primera dama del Principado, fue nombrada única heredera legítima del glamour y el saber estar que irradiaba su madre. Tras la boda del pasado julio, Carolina no sólo ha dado el relevo a la esposa de su hermano Alberto II en cuanto a sus tareas como primera dama monegasca. Charlene también la sustituye, cada vez más, en la prensa del corazón. Las cámaras la adoran. Su sonrisa enamora. Su candidez enternece. Sus modelos son analizados al milímetro. Y su estilo se parece, cada vez más, al de su predecesora en el trono, la princesa Grace.

A casi nadie se le escapa que la figura y estilo de Grace Kelly, tras contraer matrimonio con el príncipe Rainiero en 1956, dieron un nuevo impulso al Principado de Mónaco, el cual creció económicamente gracias al turismo y al impulso de inversionistas, atraídos por las concesiones económicas impulsadas por Raniero.

Aunque no tenía nada que ver con el esplendor de Hollywood ni con el séptimo arte, Su Alteza Serenísima la princesa Charlene, (quien adquirió este título de tratamiento, usado antes por la madre de Alberto) es una exnadadora sudafricana que ha aportado a Mónaco aires nuevos con su apariencia inocente y sus ojos que miran embelesados al príncipe Alberto.

Su parecido físico con su desaparecida suegra es evidente. Aunque este diamante en bruto ha sido pulido, y mucho, desde que en el año 2006 se diera a conocer su relación con Alberto de Mónaco. Se conocieron en el año 2000 pero hasta julio pasado no se dieron el 'sí quiero'; mucho tiempo para que se fuera formando para ser una perfecta princesa. Anunciarse el compromiso oficial y hacerse admiradora de Giorgio Armani en 2010 fue todo uno. A la vista está.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios