Comienzan a desfilar las primeras pamelas en Ascot

Ascot abre sus puertas al lado más extravagante de la clase alta británica. La reina de Inglaterra, acompañada por su nieto Enrique y su hijo Andrés, acudió ayer a la inauguración de una de las citas más esperadas de la primavera británica, la competición hípica Royal Ascot, una cita obligada para la alta sociedady en la que los outfit elegidos por las asistentes tienen casi la misma importancia que las carreras, ya que las invitadas suelen combinar sus discretos vestidos con las pamelas más sofisticadas. Isabel II acudió con un vestido amarillo y sombrero a juego, aunque pese a lo llamativo del color elegido por la monarca, no fue el suyo el que más llamó la atención en la jornada inaugural, donde se vieron muchos sombreros de motivos florales y de fantasía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios