Conocer el mundo a través de la gastronomía

  • La periodista Verónica Zumalacárregui une en su programa de Canal Cocina dos de sus grandes pasiones: el turismo y la comida

Para Verónica la mejor forma de conectar con personas de otro lugar es a través de la comida. Para Verónica la mejor forma de conectar con personas de otro lugar es a través de la comida.

Para Verónica la mejor forma de conectar con personas de otro lugar es a través de la comida. / canal cocina

Comentarios 1

De pequeña ahorraba para viajar y cuando conseguía hacer alguna escapada la realizaba de forma muy local, como verdaderamente se conocen las costumbres de los sitios. "En vez de ir a una agencia de viajes contactaba con el amigo del primo del vecino para que así alguien de la zona me enseñase a vivirla de verdad. Viajar se convirtió en mi pasión y quería extrapolar esa pasión al periodismo, mi profesión, que también me apasiona". Así surgió la idea de Me voy a comer el mundo, elprograma de Canal Cocina en el que esta periodista que ha trabajado desde el Ministerio de Defensa hasta en diferentes cadenas de televisión recorre los cinco continentes con la gastronomía como hilo conductor. En agosto se emite de lunes a viernes a las 20:00 y a las 00:00 y los sábados y domingos a las 23:00 horas.

Si tuviera que elegir entre una de todas las cocinas internacionales que ha probado se quedaría con la peruana. "El mejor destino gastronómico para mí es Perú. Me encanta la fusión que hacen de la comida peruana con la asiática. La comida nikkei es mi preferida". Para quien económicamente no pueda permitirse viajar a Perú tiene otra recomendación, Italia, por la calidad de los productos que utilizan para cocinar. "Sé que suena típico pero la importancia que le dan a la calidad del producto es genial. Una vez en Nápoles me pusieron una pizza marinara, solo llevaba tomate, albahaca, aceite de olvida y la masa. No llevaba ni queso y dije veremos a ver. Pero cada producto estaba tan espectacular y hecho con tanto gusto que es de las mejores pizzas que me he comido en mi vida". En este repaso no se olvida de la gastronomía española, a la que sitúa en el top five. Para Verónica el problema que tenemos en España es "que no sabemos vender nuestra gastronomía al extranjero. Yo tengo amigos de fuera que dicen que nada más que tenemos sangría, paella y fritanga. Cuando tratamos al turista le hacemos ver lo barato y no le hacemos ver nuestra verdadera gastronomía".

La periodista no dice que no a nada. Lo prueba todo, aunque hay platos que no volvería a repetir. "La carne de perro en Corea fue un mal trago. Allí es algo cultural, me decían que es como pasa con el conejo aquí, que para ellos es un animal doméstico y nosotros nos lo comemos. Pues allí al revés. El escorpión que probé en Pekín sabía a cloaca. Y las vísceras que probé en Jordania tampoco las repetiría. Prefiero un saltamontes frito". Pese a las diferencias de cada país Verónica siempre encuentra un punto en común, los hábitos. "Comer es siempre una celebración que cuando se puede se hace en compañía de las personas queridas en todas partes". De momento no sabe si habrá segunda temporada de Me voy a comer el mundo. A ella le encantaría porque ha sido una gran experiencia, pero la haya o no Verónica continuará con sus viajes alrededor del mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios