Deja que se te suba a la cabeza

  • No son un complemento más; los sombreros y tocados en todas sus variantes denotan personalidad, tanto a pie de calle como en eventos especiales

La típica gorra de beisbol ha pasado a la historia. Ahora no sólo nos cubrimos la cabeza para evitar los rayos del sol: estos complementos adquieren tanta importancia en un look como un bolso o unos zapatos y en ocasiones los superan, marcando el estilo y la personalidad de lo que se lleva.

Un claro ejemplo se encuentra en los tocados, totalmente extendidos en bodas tanto de mañana como de tarde. Ana María Chico de Guzmán, creadora y diseñadora de la firma de tocados Mimoki (www.mimoki.es), lo tiene claro: la tendencia años 20 que hasta ahora había inundado las bodas de tocados tipo charlestón se ha acabado. Nada de plumas verticales o modelos tipo plato, que tienden a emular a los años 40. Lo último son los afrancesados y boinas tipo militar, algo más metidas a la cara. Y, sobre todo, se sigue la estela de lo marcado en colecciones como la de Balmain, Isabel Marant o Gucci: vuelven los años 80. "Negro, tachuelas, tules voluminosos, cristales... todo muy ochentero". Algo así como "Lauren Bacall a lo macarra", dice la diseñadora.

Los tocados (en la imagen, de Mimoki) no son complemento restringido a las bodas. También se pueden lucir en fiestas aunque serán "más pequeños y de fantasía, no tan armados", aconseja Ana María. Más ligeros, con fieltros, rasos o montados en diadema, y "con motivos más divertidos, de naturaleza, como mariposas o libélulas".

Pero no es necesario ir de boda o de fiesta para tener este aire distinto. Las estrellas de The O.C., Rachel Bilson y Mischa Barton, no se resisten al bombín, combinado con simples vaqueros, camisetas lisas y blazer. Sienna Miller lo lleva más allá y se planta en la alfombra roja con este sombrero y un traje de noche. Algo más arriesgado y menos ponible, el turbante llegó hace dos temporadas de la mano de Prada y es el complemento perfecto para las más atrevidas, como Kate Moss, que no duda en llevarlo a juego con su diseño de Marc Jacobs.

Para las que quieran apuntarse a la tendencia sin pasarse, lo ideal es el borsalino. Tanto en su versión de ala corta como ancha es el toque diferente para un look redondo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios