Doña Sofía, la reina que expresó sus opiniones

  • Cualquier cosa que hubiera pronunciado doña Sofía, una reina más de gestos que de palabras, habría despertado suspicacias.

Aquí ha habido  un problema de control de la información y de sacar ideas fuera de contexto.

Cualquier cosa que hubiera pronunciado doña Sofía, una reina más de gestos que de palabras, habría despertado suspicacias.

La Reina abrió su corazón ciudadano y ahora le han tapado la boca. En lugar de un libro de confesiones con Pilar Urbano debió brindar un perfil de fondo en  un programa televisivo. Hubiera llegado a más gente, que era la intención de la Casa.

En esta época de apertura de veda sobre la familia real, cualquier cosa que digan o hagan será respondida re-públicamente con alusión a los gastos que nos ocasionan, como si  ellos, que nos representan, nos sobraran.

Como si el resto de instituciones y cargos, desde concejales a  embajadores, no figuraran en los presupuestos. Doña Sofía, con su cumpleaños redondo, tendió una mano al acercamiento. Habló, quiso opinar a pie de calle, nada más. Y los que están en los charcos ahora le salpican.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios