Enrique y Meghan, de visita oficial a un proyecto social

  • El príncipe y su prometida acuden a una radio musical juvenil en el barrio londinense de Brixton

El príncipe Enrique de Inglaterra y su futura esposa, Meghan Markle, visitaron ayer una emisora de radio juvenil en el londinense barrio de Brixton, en su segundo aparición oficial juntos y que causó una gran expectación entre los vecinos.

Cientos de personas se congregaron a las puertas de Reprezent FM, un proyecto social que anima a los jóvenes de la zona a expresarse a través de la música y a abordar los asuntos que les preocupan. "Enrique, te queremos" fue una de las exclamacionescuando la pareja llegó a la entrada de la emisora, que se ubica en el interior de antiguos contenedores de barco que han sido modernizados con grafitis. "Esto es increíble", dijo el príncipe, quinto en la línea de sucesión al trono británico, al ser saludado por Shane Carey, el fundador de la estación radiofónica, de la cual han salido conocidos representantes de la música urbana británica. Enrique, vestido con jersey y americana verde oscuro, y Meghan, con abrigo de Smythe que ya lució en su serie de televisión, se volvieron en varias ocasiones para saludar a la multitud congregada y ella se puso a veces la mano en la boca, en un aparente gesto de timidez ante la expectación causada por la visita. En el interior de Reprezent FM, la pareja conoció a una de las locutoras, Gloria Beyi, de 17 años, que dijo que había sido "una gran sorpresa" ver a "personas que acaparan titulares visitar un lugar que normalmente solo merece una pequeña columna en un periódico".

Este es el segundo compromiso oficial que llevan a cabo los prometidos, después de que el pasado diciembre visitaron la ciudad de Nottingham. Enrique, de 33 años, y la actriz estadounidense de la serie Suits, de 36, se conocieron en 2016 y han anunciado que se casaran el próximo 19 de mayo en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, una de las residencias de la reina Isabel II, a unos 35 kilómetros de Londres.

El acontecimiento viene precedido de polémica, pues en los últimos días el primer edil conservador de Windsor, Simon Dudley, ha sido duramente criticado por pedir que "se limpie el pueblo de indigentes" antes de la boda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios