Exclusividad máxima a sus pies

  • Son objetos de deseo de mujeres de todo el mundo, elevados al nivel de tesoros

90.000 euros. Es lo que tiene que desembolsar si quiere calzarse los zapatos más caros del mundo. De la firma René Caovilla, fueron presentados en septiembre de 2007 en los almacenes londinenses Harrod´s, y, en lo que se perfiló como una original estrategia publicitaria, se trasladó desde Egipto una cobra que las guardara. A estas sandalias con rubíes, zafiros y diamantes el término sandalia "joya" le viene al pelo. No es la primera vez que este diseñador de los zapatos de las celebrities echa mano de las piedras preciosas para sus creaciones,a las que ya han sucumbido Jennifer Aniston, Heidi Klum, Diane Kruger o Paris Hilton. También los diseñadores sucumben a las gemas en los pies: sus zapatos completan los catálogos de firmas como Dior, Chanel y Valentino. La sandalia en cuestión tiene su valor en el empeine, donde descansa una serpiente cuyo cuerpo está hecho de zafiros que suman un total de 20,6 quilates, los ojos son rubíes y en la cabeza tiene una corona cortada a partir de un diamante de 3,5 quilates.

Siguiendo con elementos que normalmente son utilizados para las joyas, el World Gold Council (Consejo Mundial del Oro) presentó unos zapatos de oro puro. En concreto, 680 gramos de este preciado material. Haciendo cálculos, si el gramo de oro se valora a 17 euros, este par de joyas valdrían 11.560 euros, eso sin contar el diseño, aunque no tengan mucho. Los que sí tienen son los zapatos del diseñador de este accesorio por excelencia: Manolo Blahnik. Los 'manolos', como se conoce mundialmente a sus piezas, alcanzaron cotas insospechadas de popularidad gracias a la serie Sexo en Nueva York, donde, su protagonista Carrie Bradshaw, por un par casi daría la vida. No hace falta: si tiene entre 400 y 3.000 euros puede hacerse con uno de estos diseños.

Otros fetiches para los pies: los zapatos de Jimmy Choo. Más asequibles que los 'manolos' (sus precios están entre los 400 y los 1.000 euros), vieron la luz en 1996. Fue gracias a la editora de la sección de accesorios de la revista Vogue británica, Tamara Mellon, "tras no encontrar ningún zapato que respondiera a su estilismo". La marca viene del nombre de su diseñador, Jimmy Choo, con el que Mellon está asociada. Los tacones vertiginosos y diseños muy femeninos son el sello de la casa.

Pero no todo son tacones, también hay hueco para los zapatos masculinos. En concreto, el modelo Rapiécés Reprisés de Berluti y su astronómico precio: 1.830 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios