Grace, muy actual

  • El álbum de la actriz y princesa monegasca revela una mujer dulce, audaz y en vanguardiaaño.

Murió hace casi 32 años, pero hoy en día sigue siendo un icono de moda y un mito del cine y del glamour. Grace Kelly, la princesa Gracia, a través de su elegancia, su delicadeza y su estilo chic, lucía en los años 50 y 60 unos looks que se siguen imitando en la actualidad. Las portadas que protagonizó demuestran que su estilo no estaría pasado de moda. En cuanto a la ropa, los vaqueros, las camisas blancas, los corsarios, las túnicas y los vestidos ceñidos en la cintura eran sus prendas favoritas. Las gafas de sol, los bolsos y las perlas eran su perdición en los complementos. Con peinados sencillos y maquillaje suave completaban una imagen tremendamente actual, que sigue cualquier mujer urbana del siglo XXI. Gracia Patricia, princesa; Grace Kelly, actriz fue una de las estrellas de cine más admiradas de su época. Once películas y un Óscar por La angustia de vivir avalan su breve pero exitosa carrera. Su belleza encandiló a sus compañeros. Clark Gable, Jean-Pierre Aumont o Cary Grant son algunos de los que vivieron un romance con la actriz, ciertamente casquivana, todo hay que decirlo, ahora encarnada por Nicole Kidman.

Todo cambió cuando llegó a su vida el príncipe Rainiero de Mónaco. De cara al público su relación era un cuento de hadas, aunque nunca fue así. Su marido le hizo apartarse de su sueño en el cine y Mónaco terminó siendo su jaula, de la que escapaba hacia París.

El principado y la casa Grimaldi no pasaban por su mejor momento en los años 50. El magnate Aristóteles Onassis controlaba el enclave. Rainiero fue aconsejado casarse con una estrella extranjera como campaña de imagen y atracción de inversores. Príncipe e hija de multimillonario (el constructor y campeón olímpico John Brendan Kelly) se enamoraron. Rainiero impidió que su prometida, tras Alta sociedad, hiciera una última película con Alfred Hitchcock, quien dijo de su musa que era la "elegancia sexual en estado puro". La princesa se quedó sin ser Marnie y su vida se centró en el minúsculo principado de la Costa Azul, de donde salió Onassis a la par que aterrizaban inversores y amigos estadounidenses tras la boda de 1956.

Sólo hay que observar el álbum para comprobar cómo fue evolucionando la actriz convertida en princesa de cuento y en atenta mamá. Algún paso por el quirófano eclipsó los rigores de los embarazos y de la edad (como puede compararse en las portadas de 1961 de la derecha). Tal vez la más bella de Hollywood mantuvo su encanto hasta el final de su vida, hasta su inesperada muerte en 1982, en accidente de tráfico, junto a Estefanía, cuando contaba con 52 años. Sigue siendo, por su look, una mujer actual, un modelo de estilo en este siglo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios