Homenaje gastronómico a la Movida abre en Madrid

El Nacho Pop lleva guacamole con gambones, salsa criolla y totopos para mojar. Es uno de los platos inspirados en los mejores años de la Movida madrileña del nuevo restaurante Los chicos, las chicas y los maniquís. Es la última inauguración del Grup Iglesias, socios de los hermanos Adriá, y el primer local que abren en Madrid, en la céntrica calle Atocha. Como siempre enfoca esta compañía, la comida se convierte en una experiencia a la que se le añaden muchas otras sensaciones. Toda la decoración remite a 40 años atrás y entre la vajilla hay muñecas y madelman como soporte de los platos.

La carta es un homenaje a grupos y artistas del Madrid de los años 80, para acompañar con cócteles que también evocan aquella edad de oro. El chef Pedro Gallego, del equipo de Alberto Chicote y Sergi Arola, se ha encargado de este menú de raíces madrileñas con fusión internacional y que ha contado con dos colaboradores de los Adriá, Miguel Estrada y Robert Gelonch. Las patatas bravas son un homenaje a Los Zombies y el bocata de calamares (con mayonesa de kimchi y encurtidos), a Leño; y el steak tartar (con patata crujiente y queso parmesano), a Os Resentidos. Entre los postres, el flan fatal de miel, higos y pecanas, para Alaska. Los chicos, las chicas y los maniquís abría en esta misma semana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios