Irina Shayk presume de su amor por España

La embajada italiana de Madrid ha sido el lugar elegido por Schweppes para dar la bienvenida al verano. Lo ha hecho con una fiesta por todo lo alto y con Irina Shayk como invitada principal. La rusa se mostró encantada de volver a España, el primer país que le abrió las puertas en su etapa como modelo. "Me encanta España, la gente es encantadora y me siento muy a gusto", dijo.

Vestida con un favorecedor vestido lencero en tono blanco, la modelo pasó por alto los rumores que hablan de una posible boda con su chico, el actor Bradley Cooper, y se limitó a responder que su "vida como modelo es muy pública y me gustaría que mi vida privada se quedara en privada". "No leo rumores, leo libros y no hablo de mi vida privada", agregó. Y es que Irina no lleva del todo bien su popularidad, por eso remarcó que una de las cosas que más echa de menos desde que llegó al mundo de las pasarelas es su privacidad. "Soy una persona normal pero con un trabajo diferente, por eso echo de menos mi privacidad. Pero si quieres ser modelo tienes que ceder en algo", comentó resignada.

Para intentar poner a salvo, en la medida de lo posible, su vida privada, Irina no quiso dar muchos detalles sobre sus vacaciones de verano, aunque sí dijo que, "como buena rusa estoy encantada de descansar en lugares de playa". No concretó si volverá a pasar por Ibiza, como el año pasado, o desconectará en las Maldivas, como suele ser habitual en ella. A pesar de que tiene la agenda a tope, intentará sacar tiempo también para visitar a su abuela.

La que fuera novia de Cristiano Ronaldo se siente satisfecha de tener un trabajo que le "apasiona" y asegura que lo peor de sus constantes viajes es "lidiar con el jet lag", aunque resalta como positivo que te da la posibilidad de conocer la cultura y la gente de muchos países.

En cuanto a sus planes de futuro, Irina lo tiene claro. "Me gustaría estar involucrada en ayudar a los niños que más lo necesitan. Me gustaría tener familia y niños y me encantaría seguir trabajando en lo que hago ahora".

En la fiesta Ginger Ale que ofreció Schweppes en Madrid se dieron cita también otros rostros muy conocidos, como las actrices Ana Fernández o Nerea Barros, así como la modelo Noelia López, el bailarín Rafael Amargo o el diseñador Modesto Lomba, entre otros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios