Manchas: enemigas de la juventud

  • Una piel perfecta pasa por la ausencia de manchas que, tanto con el sol como con determinados productos y afecciones, pueden aumentar de tamaño y de color

A nadie le gusta mirarse al espejo y encontrar manchas marrones en su rostros o en sus manos puesto que, aparte de que no son estéticas, todo las asociamos a los estragos que sobre nosotros provoca el paso del tiempo. Fuera de esta consideración quedarían las pecas que, normalmente, se poseen de nacimiento y que resultan casi imposible de borrar como, gracias a determinadas nuevas técnicas, cremas y sérums, sí podemos conseguir con el resto.

Así, está demostrado que el ácido retinoico o vitamina A pura es un buen producto para alisar la piel, por un lado, y borrar esas oscuridades de las que hablamos, por otro. No obstante, tengamos en cuenta que, igual que en el resto de afecciones que atañen a la piel, debemos tener paciencia puesto que se trata de correcciones que se logran muy a medio-largo plazo. Claro que, de resistirse esas incómodas manchitas, existen opciones más agresivas y, a la vez, más caras: el láser alejandrita que, en dos o tres sesiones, provoca una regeneración del cutis con sorprendentes resultados. Incluso como complemento se encuentran los peelings que, de profundidad media, lograrán uniformar nuestro color a base de ácido glicólico y ácidos frutales.

Ahora bien, si lo que queremos es una solución inmediata -al menos, para salir del paso en una ocasión especial-, contamos con ese aliado fiel que es el maquillaje y que, evitando contrastes, debe ser lo más parecido a nuestra melanina-. Y, en cuanto a los trucos caseros, hay uno bastante extendido y tan sencillo como, cada noche, mojar un algodón en agua oxigenada y aplicarlo en la zona afectada. ¡En una o dos semana notarán las diferencias!

Otro ungüento recomendable se obtiene de dos cucharadas de leche en polvo, dos de zumo de limón y cuatro de miel de abeja. Dejándolo reposar 20 minutos, y aclarando después con agua tibia, hallaremos la clave de una apariencia perfecta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios