Mar Flores se sincera sobre su separación

  • Asegura que cuando Merino le planteó el divorcio se sintió "rechazada" como mujer y "muy dañada" 

Mar Flores Mar Flores

Mar Flores

Comentarios 1

A Mar Flores no le gusta hablar de su vida privada y por eso cuando le preguntan por su relación con el mexicano Elías Sacal se limita a responder que se siente ridícula hablando de su faceta privada y deja claro que se siente "feliz viviendo el día a día". Pero cuando se trata de echar la vista atrás y analizar los cambios que ha tenido su vida en este último año, Mar Flores se muestra algo más abierta y reconoce que le costó "trabajo volver a sonreír" tras su divorcio con Javier Merino, con el que compartió 18 años de matrimonio y cuatro hijos. La modelo hablaba esta semana en Madrid con motivo del récord de Moët & Chandon creando la pirámide de copas de champán más grande del mundo.

"Me ha costado volverme a ver guapa y con ganas de vivir, de seguir con mi camino",dice. La modelo no ve aquella separación como un fracaso, sino como "una apuesta que no salió". Mar dice ahora que no fue una separación a dos bandas sino que fue el empresario quien puso la demanda de divorcio sobre la mesa.

"Cuando una mujer como yo, que he formado siempre parte de la moda, de la estética... ve que su pareja le dice 'hasta aquí' lo entiende como un rechazo... En ese aspecto, como mujer me sentí muy dañada, no me veía ni como profesional ni como una madre estupenda... Me constó volver a reconstruirlo todo". A pesar de todo asegura que tanto ella como su ex hicieron un esfuerzo por lograr la conciliación. "Pensamos en nuestros hijos e hicimos lo que era mejor para ellos, incluso tomando decisiones que para los adultos eran difíciles, pero como padres no te queda otra. Los niños no tienen nada que ver en esto y hay que hacer lo mejor para ellos, para que vivan una infancia bonita", dice.

Un año después de aquel difícil momento, Mar se encuentra feliz y volcada en su faceta como empresaria de bolsos. "Es mi bebé. Es un camino difícil, pero estoy ilusionada porque poco a poco estoy consiguiendo lo que pretendía. Tengo un equipo que trabaja conmigo y es una responsabilidad muy grande, pero lo estoy pudiendo mantener yo sola, que en los tiempos en los que estamos mantener un negocio no es fácil".

Al hacer balance del año que lleva sin Javier lo tiene claro. "Ha sido muy positivo tanto en lo personal como en lo profesional. Te caes, te levantas, tienes oportunidad de sonreír... ves que amplías tu grupo de amigos, que tus hijos van creciendo...". Pero cuando se le pregunta que si en este balance positivo tiene que ver su relación con Elías, vuelve a dar esquinazo. "Es positivo que una mujer de 48 años que se separa tras 18 años de matrimonio y cinco hijos quiera seguir adelante y con ganas de seguir con su vida".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios