Tom Cruise quiere volver con Katie

  • El actor está dispuesto a abandonar la Cienciología para recuperar a su familia, a la que echa de menos y por la que haría lo que fuera, incluso apartarse de la religión que lo ha separado de su mujer y su hija.

Tom Cruise está dispuesto a todo para volver con Katie Holmes. Es capaz incluso de dejar la Cienciología, la doctrina religiosa que profesa desde hace más de veinte años y que parecer ser el motivo de la ruptura de su matrimonio con la protagonista de la serie Los Kennedy. Lo que no sabemos es si esta decisión quizás llegue un poco tarde.

La estrella de Hollywood está completamente decidido a recuperar la familia que tenía, a su mujer Katie y a su hija pequeña Suri. Mucho se ha rumoreado sobre por qué y cómo ha influido la fe que profesa el actor en su relación con su esposa y su hija de seis años, a la que no ve desde hace varios meses debido a la separación de su madre y a que aún no se ha concretado judicialmente ni por parte de ambos padres el calendario de visitas que regirá a partir de ahora. Por eso entre otras cosas, por lo mucho que echa de menos a su niña, Tom ha tomado la determinación de dar un paso adelante y hacer todo cuanto esté en su mano por salvar su familia.

Así lo afirma una fuente cercana al intérprete en Mirror Online, la página web del periódico The Mirror. "Ahora que ha perdido lo más preciado de su vida, se da cuenta de que sus creencias en la Cienciología han destrozado no uno, sino sus dos matrimonios", sostiene esta fuente en dicha web.

Con ello se refiere a la anterior unión del actor con Nicole Kidman, que duró once años y que presumiblemente también se rompió debido a la Cienciología. En el año 1987, Cruise se unió a esta doctrina precisamente por mediación de una de sus parejas, su primera esposa la también actriz Mimi Rogers. Sin embargo, su conexión con esta religión y las consecuencias que traía a su vida personal no empezaron a cuestionarse hasta contraer matrimonio con Nicole Kidman en la década de los 90.

En Mirror Online esta persona cercana a Cruise añade que "fue un terrorífico amanecer para Tom el día en que Katie le entregó los papeles del divorcio. Está acostumbrado a sentirse invencible e intocable. Pero cuando perdió a Katie se sintió fracasado". Y es que, pese a las sucesivas advertencias de ella y a la crisis que atravesaban como pareja, el protagonista de Misión Imposible no terminaba de creerse que la actriz lo abandonaría. De hecho, pocas semanas antes de separarse él seguía hablando a las revistas de la "extraordinaria, divertida y encantadora" mujer que tenía. Pero a principios de junio, su abnegada esposa ya no lo acompañó en el estreno de Rock of ages. Era el principio del fin. Un final anunciado, según ella. Un final que aún puede tener segunda parte, como espera él.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios