"No tengo un duro ni miedo de nada"

  • El único hijo vivo de Alfonso XIII acudió como padrino de la Bodega que, en el sevillano hotel que lleva el nombre de su padre, se convierte en una importante apuesta para los paladares más exquisitos.

Don Leandro de Borbón. Todo un personaje. Supimos de él en la década de los 90 a raíz de sus apariciones mediáticas y hoy, a sus 83 años, sigue con una actividad incesante que ayer le condujo a Sevilla. Hijo natural de la actriz Carmen Ruiz y Alfonso XIII, reconocido legalmente en 2004 con todos sus derechos, este madrileño, escritor y colaborador habitual de televisión, tiene siete hijos (seis de su primer matrimonio y uno con Concepción de Mora, su actual esposa) y una vida de novela. Más allá, se torna como un excelente conversador cualidad de la que, esta entrevista, es solo un pequeño reflejo.

-¿Qué tal su vida en la actualidad, don Leandro?

-Pues estoy en una residencia para mayores en Madrid (que paga mi hijo pequeño, no los otros) con mi esposa, Concha, junto a la que llevo medio siglo peleándome todos los días (ése es el secreto de mi relación). Aparte de eso, trato de estar tranquilo aunque, a veces, con esto de hacerse fotos conmigo, no me dejan. Por lo demás, me levanto a las diez menos cuarto, me ducho -con unas señoritas que me lavan y me ponen unas cremas estupendas-, desayuno, veo la televisión, voy a Madrid con mi coche…

-¿Piensa, analizando los últimos acontecimientos, que la familia real española está en crisis?

-Mientras yo viva, no.

-¿Y le gusta el príncipe Felipe como próximo monarca?

-A lo largo de la historia es el que más preparado está para reinar. Lo hará muy bien aunque espero que sea pronto para que encuentre en el rey un buen consejero.

-¿Cuál es su opinión sobre la traída y llevada caza del elefante en la que participó hace poco don Juan Carlos?

-Pues que lo de la cacería fue un pretexto, como se sabe, para un negocio con Arabia Saudí. Ya ha pasado algo así en varias ocasiones (como cuando el oso borracho en Rusia o la partida de ping-pong en China hace dos décadas) y siempre ha sido por alguna excusa política.

-¿Existe relación entre ustedes?

-Cuando nos encontramos, nos abrazamos.

-¿Pero pasa eso?

-Cuando fui al entierro de Sabino Fernández Campos, sí, nos dimos un abrazo.

-¿Podría recordarme su vivencia más difícil?

-Para mí es complicado escuchar hablar mal de Franco. No me molestaba y nos mantuvo neutrales en la Segunda Guerra Mundial (igual que mi padre hizo en la Primera).

-¿Tiene algún bien de Alfonso XIII que le gustaría heredar?

-El título de duque de Toledo y el toisón de oro que me pertenece y me lo tendrían que dar si yo quisiera.

-¿Le gustaría ser recordado de alguna forma especial?

-Como el Infante Leandro de Borbón. El 'infante del pueblo'.

-Usted es un luchador, ¿verdad?

-He estado trabajando en la calle durante cuarenta años y, al jubilarme, me han quedado 407 euros de pensión. No tengo ni un duro pero tampoco tengo miedo a nada.

-Pensemos en futuro…

-Me gustaría que me enterraran en el Panteón de los Infantes del Escorial, donde me corresponde. Ése es mi deseo. No me importaría compartir nicho con don Juan de Austria (él ilegal y yo legal).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios