La guerra unisex ha empezado

  • Milán arropa el triunfo del género neutro París toma el relevo hoy con el estreno de Balenciaga

Faldas, kimonos, pantalones de lentejuelas y hasta plataformas. Algo está pasando en la moda masculina y buena muestra de ello se ha podido ver estos días sobre la pasarela de Milán, donde se han dado cita las más destacadas firmas del mundo de la moda; desde Gucci hasta Prada, pasando por Versace, Armani o Dolce & Gabanna.

Cada vez son más las prendas que bailan entre las colecciones de distinto sexo, una tendencia muy atractiva para los directores creativos de las grandes firmas.

En Milán, la que ha hecho una apuesta más arriesgada ha sido la británica Vivienne Westwood, que en su colección Primavera-Verano 2017 no sólo ha incluido vestidos masculinos sino también prendas más ceñidas al cuerpo, faldas con estampados y transparencias que dejaban ver la ropa interior o, en su defecto, la nalga de los modelos.

Parece que Gucci ya no se encuentra solo en esta moda unisex. En Milán, la propuesta de Alessandro Michelle ha sido la de los colores muy llamativos y las combinaciones imposibles, contando con prendas de estilo 'preppy' que, a priori, estarían pensadas para el público femenino. Faldas, kimonos hasta los pies, bombers con flores y bordados; todo cabe en una colección que sigue la senda revolucionaria que el nuevo director creativo le ha dado a la firma y que está consiguiendo importantes mejoras en sus ventas.

También Prada hizo un guiño a la feminización de la moda masculina en su colorida y deportiva colección para el próximo verano. En su caso incluyó entre sus complementos las diademas para el pelo y alguna que otra falda, así como pantalones extra anchos y camisas con bordados.

Aunque no llegó a los extremos de Dsquared. La firma canadiense hizo una apuesta diferente para vestir a los hombres, combinando la tendencia 'skin' de cintura para arriba y 'glam' de mitad para abajo. Así, no duda en incluir pitillos de lentejuelas plateadas o pantalones bombachos a media pierna con calcetines hasta la rodilla, unas prendas que toman aún más protagonismo cuando se ve desfilar a los modelos sobre altísimas plataformas de brillos, al más puro estilo drag queen.

También Dolce & Gabanna optó por los pantalones tobilleros y por las lentejuelas para ellos, aunque en un tono mucho más discreto que el utilizado por los hermanos Dean and Dan Caten.

Donde la pasarela milanesa encontró más sobriedad fue en el desfile de Armani, que apostó por los tonos oscuros, sin hacer ningún tipo de guiños a esta revolución unisex.

Habrá que ver cuál es la propuesta que guardan estas firmas para la pasarela masculina de París, que se abre hoy con uno de los desfiles más esperados, el de Balenciaga, que hace su primera incursión en una semana de la moda con una colección masculina. Su presencia en París hay que enmarcarla en el nuevo giro que está dando la firma desde que Demna Gvasalia tomara el relevo de Alexander Wang el pasado invierno. Lo que tiene preparado para la ocasión este diseñador americano -que hasta ahora ha encandilado a artistas como Rihanna o Kayne West con la ropa de Vetements- es toda una incógnita.

Los que no estarán presentes en París serán Raf Simons, que ha creado su propia firma tras su salida de Dior, y Saint Laurent, que ha preferido dar más tiempo a su nuevo director creativo, Anthoni Voccarello, antes de mostrar su impronta en una semana de la moda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios