La heredera de Jagger

  • Georgia May, la hija pequeña de Mick Jagger y la 'top model' Jerry Hall, se ha convertido en pocos meses en una de las modelos más reclamadas del Reino Unido.

A pesar de su célebre apellido, Georgia May Jagger ha conseguido lo que pocos hijos de famosos consiguen: tener entidad propia en el celuloide. Hija del emblemático y popular cantante Mick Jagger y de la modelo Jerry Hall, la joven británica, de 21 años, no necesita hablar de su conocida familia como carta de presentación. Eso sí, de casta le viene al galgo y su genética le precede. Ha heredado la espectacular belleza de su madre y el punto rockero de su padre, lo que la han convertido en la modelo del momento.

La carrera de Georgia va in crescendo. Brilla con luz propia en cada uno de los eventos a los que acude y es musa de algunas de las firmas más prestigiosas y de diseñadores tan bien considerados como Roberto Cavalli. Su ascenso a la cima del éxito parece imparable, y es que tiene un punto salvaje mezclado que otro más sofisticado que la han convertido en poco tiempo en un filón de oro para las casas de moda. Hasta Madonna, en su faceta como diseñadora, ha contado con ella para ser la cara de su nueva colección de ropa. Una línea muy rockera con la que Georgia se siente muy identificada.

Amante de la moda vanguardista. La pequeña de los Jagger ha encontrado en Kate Moss un referente en el mundo de la moda. Se codea con las grandes it girls del momento, como Cara Delevingne, que se ha convertido en una de sus íntimas, y ha trabajado junto a top models de la talla de Naomi Campbell, por la que siente fascinación. Su larga melena rubia, ojazos verdes y rasgos con un punto casi andrógino la definen como modelo, aunque sin duda sus dientes, grandes y separados, son su auténtica seña de identidad.

Cuando Georgia dijo en casa que se quería dedicar profesionalmente a la moda, la noticia no fue del todo bien recibida por parte de su padre. Aunque pueda parecer lo contrario, a Jagger no le gustó demasiado que la benjamina quisiera tener esta profesión, pero con el tiempo -y tras los éxitos logrados- ha cambiado de opinión. Georgia ha demostrado que para ella la moda no es un capricho sino un modo de vida. Sí tuvo desde un principio el apoyo incondicional de su madre Jerry y de su hermana Elizabeth. De hecho, en una reciente entrevista a la revista Vogue, Georgia asegura que ha tenido de quien aprender confesando que gracias a su progenitora siempre ha tenido muy claras sus intenciones de madurar tanto como persona como modelo. "Mi madre es mi referente. Fijarme en ella es lo que verdaderamente me inspira", ha dicho. Adicta a las cremas hidratantes, a la máscara de pestañas y al brillo de labios -sus básicos de belleza- comenta en dicha entrevista que su personalidad tiene un punto excéntrico que lleva en los genes y eso le encanta. Quien la conoce, asegura que destaca por su cercanía, naturalidad y personalidad enigmática. Llegará lejos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios