El imprevisible Froilán deja su sitio a Felipe

  • El sobrino mayor del Rey, a punto de cumplir la mayoría de edad, llega muy cambiado tras su paso por un internado americano

Sus travesuras siempre han tenido un lugar destacado en la prensa del corazón y han dibujado en más de una ocasión una sonrisa a la Familia Real, sobre todo al Rey emérito. De su larga ristra de nombres (Felipe Juan Froilán de Todos los Santos) la prensa lo bautizó como Froilán y así fue como se dio a conocer entre los españoles, aunque entre los suyos siempre fue Pipe.

Es el más espontáneo de la nueva generación de borbones y, según dicen, el ojito derecho de sus abuelos maternos. Pero Froilán ya nada tiene que ver con ese paje con cara de pillo que en la boda de don Felipe propinó una patada a otra de las niñas del cortejo; ni tampoco con el adolescente que cada verano recibía las reprimendas de doña Sofía en los cursos de vela de Palma y ocupaba titulares por sus supuestos comentarios racistas. Froilán quiere dejar paso a Felipe, un joven que está a punto de cumplir la mayoría de edad y que, después de varios meses estudiando en un internado americano, ha regresado a España con una imagen más madura.

El joven acudió hace escasos días junto a su madre y su abuelo a la plaza de toros de Las Ventas, donde se pudo apreciar que su cambio de imagen va mucho más allá de su nuevo peinado. Felipe está mucho más delgado y más alto que el pasado verano y su rostro ya no es tan aniñado. Este cambio de imagen, además, llega acompañado de un cambio en sus estudios, ya que el joven no sólo no ha suspendido el curso escolar (como venía sucediendo en los últimos años) sino que ha aprobado todas las asignaturas con buenas notas.

No es la primera vez que el hijo de la infanta Elena acude a un internado, primero estuvo en Gran Bretaña y el año pasado se pasó el verano interno en un estricto colegio de Guadalajara, donde consiguió mejorar en parte sus calificaciones escolares. En este caso Froilán ha acudido a un internado militar de Estados Unidos que fue seleccionado por su abuela, la reina Sofía, y, por lo que se ve, el resultado no ha podido ser mejor. Lo que está claro es que allí Froilán ha pasado totalmente desapercibido entre los estudiantes y ha podido comportarse tal y como es, sin miedo a miradas indiscretas ni a los paparazzis.

El 18 de julio cumplirá su mayoría de edad y espera celebrarlo por todo lo alto con sus amigos madrileños, muy posiblemente en el club social de Puerta de Hierro, donde no está permitido el acceso a la prensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios