La nueva etapa de Whitney

Cumple 46 años y es, posiblemente, uno de sus momentos más significativos. Recuperada, al menos en apariencia, de sus adicciones y de un pasado bastante turbulento -donde se suman denuncias de malos tratos respecto a su ex, Bobby Brown, y graves dependencias de drogas y alcohol-, la que ha sido, sin duda, una de las mayores divas de la música ligera de los últimos tiempos ultima el calendario promocional de I look to you, disco del que, ayer mismo, se desvelaron los títulos de melodías como Million Dollar Bill o Call You tonight o Salute.

Es la propuesta de una mujer que cuenta en su haber con más de 170 millones de copias vendidas de anteriores álbumes y que acumula 411 premios como los Grammy (por seis veces), los Emmy (por dos), los American Music Awards (que obtuvo 23 ocasiones) o los Billboard (suyos en 16 ediciones). Es parte del pasado de alguien que alcanzó sus mayores cotas de popularidad tras protagonizar la película El guardaespaldas al lado de Kevin Costner pero que, es evidente, no supo asimilar una fama tan universal.

Dicha popularidad desmedida, unida al desgaste personal que para Whitney supuso su relación con Brown -del que, dicen, es el responsable de haber convertido a la que era su esposa en una persona adicta a las sustancias antes mencionadas-, fueron desgastándola hasta sumirla, poco a poco, en un pozo sin fondo del que, de vez en cuando, ha resurgido ante la tristeza general. Una reacción muy entendible si echamos la vista atrás y nos topamos con aquella Houston demacrada, delgada y con peluca que tanto se distanciaba de la que, desde sus primeros temas, había conquistado al público. Recordemos que hablamos de una garganta con el tono de una soprano lírica-spinto heredado de otras grandes como su madre, Cissy Houston, su tía, Dionne Warwick, y su madrina, Aretha Franklin. Con tales referentes estaba claro cuál sería su destino desde que Whitney se iniciara, con once años, en un coro góspel de New Jersey. Después, con 22 primaveras inició su imparable ascenso en los puestos número uno de todas las emisoras de radio y el nacimiento de una leyenda que, cual Ave Fénix, renace de sus cenizas.

Fundadora de un organismo con su nombre dedicado a cuidar de niños desvalidos, Whitney Houston alcanzará mañana el meridiano de su propia vida con la vista puesta en un futuro donde, tal vez, vuelva a brillar con su luz de antaño. Sería, para todos, un inmejorable regalo de aniversario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios