La nueva sensación viene de Argentina

  • A Chino Darín, hijo de Ricardo Darín, no le pesa el apellido En España ha consolidado su éxito y encontrado el amor.

Le llaman el Chino desde los cuatro años. Su padre, Ricardo Darín, le puso su nombre y el de su abuelo, Mario, pero el joven prefirió diferenciarse con un apodo. Tampoco quiso seguir los pasos de su familia, una conocida saga de actores, y estudió dirección de cine en lugar de interpretación, pero como dicen la liebre tira al monte y el bonaerense sintió lo que puede llamarse la llamada del '1, 2, 3 y acción'. Dicen que quizás en un principio le sobrepasó el no estar a la altura de su padre y por eso desdeñó la opción de ser actor, hoy no sólo es reconocido por su trabajo sino que es una de las grandes promesas de la pequeña y la gran pantalla. En cuanto al apellido, lo tiene claro, no le pesa. "Mi padre es muy importante para mí y tengo mucho que aprender de él. Es muy próximo a mí y me gustaría poder coincidir con él. Lo tengo como un referente y no me importa que me pregunten por él", contestó el joven a los periodistas la pasada semana en un evento en Barcelona del que fue padrino. Chino Darín, el rostro de moda en España, fue el encargado de inaugurar el espacio de Bombay Sapphire en la capital catalana The Art Room, el resultado de la colaboración de cuatro artistas multidisciplinares que se han unido para crear un espacio único y efímero, donde se puede disfrutar de una sorprendente fusión del mundo del arte, la música, el diseño y la coctelería. "Estoy encantado con esta colaboración con la marca, The Art Room es sin duda una auténtica obra de arte", afirmó el intérprete.

Se muestra reposado y alardea de sonrisa picarona. El hijo del admirado Ricardo Darín, un amante de los caballos y el esquí, cautiva como una mirada color avellana, casi siempre semicerrada, de ahí el mote, y un bigotillo que a él, curiosamente, le resulta favorecedor. Su estilo anda entre el grunge y el hipster. Y gusta, gusta mucho. A sus 27 primaveras, enamora a las quinceañeras, que ya lo tienen como un ídolo, y a sus madres, a las que no le importaría reclutarlo como yerno. Y así de bien acogido ha sido en España, donde ha aterrizado pisando fuerte y con una envidiable carrera profesional por explotar. "Sentirte a gusto y como en tu propia casa a más de 10.000 kilómetros de la tuya es un privilegio, así que soy muy afortunado. Lo que más me gusta de este país es lo que bien que me ha tratado desde que he llegado. En Latinoamérica suelen ser más invasivos pero igualmente siempre me han tratado bien", ha comentado el joven.

Desde que debutara en 2010, Chino ha ido construyendo su propio camino en el mundo del espectáculo y a base de perseverancia y talento ha ido ganando su propio lugar. Resultaría importante quedarse con su nombre, con su cara es mucho más fácil. Y las firmas, como en el caso de Bombay Sapphire, ya se han percatado. Por si fuera poco es el flamante novio de la celeb patria Úrsula Corberó. "Estoy muy feliz en lo personal, estoy pasando un gran momento", ha dicho Darín de su chica, de la que presume en las redes sociales. A Úrsula la conoció en el rodaje de La Embajada, la serie que tiene pendiente de estreno, donde también ha coincidido con Belén Rueda. También está rodando La Reina de España, en la que ha coincidido con Penélope Cruz. "Penélope es una persona muy cálida en el trato. Es fantástica. Siempre he sido un ferviente admirador suyo. Estoy muy agradecido de haber compartido pantalla con todas ellas", ha confesado. Una castaña, una rubia y una morena. Y parece que no son las únicas a las que Chino Darín, la nueva sensación que viene de argentina, va a conquistar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios