Los talibanes atacan con 500 kilos de explosivos la sede de la OTAN en Kabul

  • Una furgoneta conducida por un terrorista suicida burla dos controles de seguridad y estalla frente al cuartel de las tropas internacionales causando siete muertos y 91 heridos · El objetivo era la Embajada de EEUU

Al menos siete civiles afganos murieron y 91 personas resultaron heridas en el atentado suicida con coche-bomba que se registró ayer frente a la entrada del cuartel general de las fuerzas de la OTAN en pleno centro de Kabul, a cinco días de los comicios presidenciales y provinciales en Afganistán.

La explosión, ensordecedora, tuvo lugar a primera hora de la mañana y dejó una densa nube de humo blanco en torno a la zona del cuartel general de la ISAF -misión militar bajo paragüas de la OTAN-, y en torno a la Embajada estadounidense en la capital afgana, en las proximidades de la sede militar de la OTAN. La detonación destruyó una gran barrera de hormigón que protege la base militar, así como las ventanas de las viviendas aledañas de la zona, según constataron varios testigos. En las cercanías de la zona del atentado se encontraba también la residencia del presidente afgano, Hamid Karzai.

Según explicó a Efe el portavoz de Defensa, Zahir Murad, el suicida hizo estallar los explosivos a bordo de un vehículo que usó para llegar hasta los dos edificios, que cuentan con férreas medidas de seguridad. El vehículo que transportaba la bomba habría pasado dos puestos de control no muy estrictos antes de intentar atravesar a contramano un importante puesto de control reforzado, donde fue detenido.

El brigadier general canadiense Eric Tremblay, de la ISAF, dijo que el terrorista "ingresó en nuestro sistema defensivo, fue detenido por el Ejército afgano y entonces decidió detonar el explosivo".

En el cuartel general de la OTAN se aloja el general estadounidense Stanley McChrystal, comandante estadounidense de los más de 100.000 soldados extranjeros desplegados en Afganistán. Unos 6.200 soldados extranjeros están repartidos en diferentes bases de Kabul.

El atentado fue reivindicado poco después por los talibanes, cuyo portavoz, Zabiullah Mujahid, aseguró que el objetivo del atentado suicida era atacar la embajada de Estados Unidos y el cuartel general de la ISAF. "(El ataque) fue ejecutado con un todoterreno cargado con 500 kilogramos de explosivos", precisó Mujahid.

Los canales locales emitieron imágenes de los equipos de bomberos y los servicios de rescate esforzándose por apagar el incendio causado por la explosión, entre los bloques de cemento y las barreras de seguridad que protegen la zona, en el barrio de Wazir Akbar Khan.

En un comunicado, la ISAF confirmó el ataque y aseguró que entre los heridos hay soldados internacionales, aunque precisó que ningún miembro del personal de la OTAN falleció en el atentado. Entre los 91 heridos se encontraban además cuatro soldados afganos y una parlamentaria, Hawa Alam Nuristani, que se encuentra fuera de peligro. "Entre los heridos hay al menos 12 mujeres y un niño, el resto son hombres adultos", detalló el portavoz del Ministerio de Salud, Ahamad Farid Raaid.

La capital afgana está sometida a una fuerte presencia de las tropas afganas y de la Policía local, que vigila los edificios gubernamentales y controla el acceso a las vías donde tienen sus sedes las embajadas extranjeras. El día 4 de agosto ya impactaron ocho proyectiles lanzados por supuestos talibanes en Kabul, algunos de ellos en el mismo barrio atacado ayer por los talibanes.

Afganistán celebrará el próximo 20 de agosto las elecciones presidenciales y a los consejos provinciales, pero los insurgentes talibanes han pedido a la ciudadanía que boicotee los comicios y están orquestando atentados en todo el territorio, especialmente contra las fuerzas extranjeras y afganas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios